jueves, 19 de octubre de 2017

Post del Viernes: ¡Cambia tu vocabulario!

¿Cómo convencerse que la vida es más sencilla de lo que parece?

Hay palabras y expresiones que nos llevan a realizar interpretaciones inútiles y disruptivas que nos alejan de nosotros mismos y de los demás, que nos llevan a buscar aquello que nos diferencia y no lo que nos une, palabras que tendrían que desaparecer de nuestro vocabulario. 

Hay vocablos que la gente escribe, pronuncia con mucha facilidad o que yo misma digo en ocasiones que me hieren, que no aportan sino que únicamente restan, nos empequeñecen y limitan. Son palabras que no me gustan porque mis oídos las rechazan cada vez más  y  mi mente tiende a buscar otras que puedan sustituirlas. Si cambiamos nuestro vocabulario, cambiamos nuestra percepción de la vida. Así me he aventurado a escribir la lista de "substituciones" que intento aplicar...por si puede dar que pensar y "decir"a otros...

Cambia...

Lucha por trabaja
Resiste por persevera
Pelea por participa
Éxito por felicidad
Fracaso por intento...

Todos los hacen por yo quiero hacerlo
Me gustaría tanto por lo intento
Parcela por holístico
Imposición por propuesta
Dócil por crítico
Obligación por deseo
Inmediatez por mejora de resultado
Desgana por pasión
   Copia por integridad
Mala suerte por inconveniente

Porque  Somos...

Somos lo que decimos y expresamos
Somos lo que sentimos
Somos lo que comemos
Somos lo que pensamos

...Pero No lo que hacemos

Buen fin de semana con bonitas palabras para tod@s!

lunes, 16 de octubre de 2017

La FOTO del Martes: Vivimos la vida como la imaginamos...

Vivimos la vida que imaginamos...

Vivimos la vida como la imaginamos y nuestra imaginación e interpretaciones marcan y eligen donde ponemos la atención: interpretar, interpretar y volver a interpretar...

Nuestra actitud mental marca nuestra vida.
Nos familiarizamos con nuestros pensamientos y los acabamos viendo como normales y acabamos preguntándonos:
 ¿por qué no todos piensan como yo?

Acabamos convirtiéndonos en lo que pensamos
y tal como pensamos construimos nuestros mundo.


Así...¿qué hacer?
Eduquemos la mente inestable, aumentemos los procesos de discernimiento y vivamos sin miedo.
"Ataquemos los problemas" a partir de la aproximación directa observando y valorando.
Pensemos e imaginemos cómo queremos vivir.
Soñemos a lo grande...¡porque alguien dijo que somos lo que soñamos!

Photo by Mahesh Balasubramanian 

jueves, 12 de octubre de 2017

Post del Viernes: Cuando se alargan las sobremesas...

Releyendo un cuento de Joan Barril me doy cuenta que cuando te gusta  alargar las sobremesas es que has llegado a la edad adulta. Y es así, el tiempo pasa y lo hace rápido.

Cuando era sola una niña esperaba a que me autorizasen a levantarme de la mesa (hoy algo difícil de entender...eran otros tiempo). Los niños y niñas escuchábamos las conversaciones que mantenían los adultos, algunas veces entendiendo de lo que hablaban y otras veces creyendo que habían cambiado de idioma. No teníamos nada en las manos (ni móviles ni tablets ni mirábamos ninguna pantalla)  mientras padres, tíos, abuelos y amigos hablaban entre sí, mirándose a las caras, riendo o discutiendo, pero dedicando la máxima atención al momento. En aquellas conversaciones oí hablar de literatura, de política, de pintura y deporte, de viajes, de economía...la base cultural que me ayudó a descubrir que el mundo es diverso, complicado y maravilloso a la vez. Después del tiempo de espera que establecían los anfitriones recibías la consigna: Ya os podéis levantar...y dando las gracias empezaba un espacio de juego, de lectura o de televisión.

Ahora soy yo la que espero estas sobremesas con cierta impaciencia...porque se hace difícil tener tiempo para disfrutarlas. Ahora soy yo la que en ocasiones autorizo a los más pequeños a abandonar la mesa. Ahora soy yo la que intervengo en conversaciones que hablan de lo que pasa en el mundo, de los libros que estoy devorando o deseo leer, o del último viaje que me ha marcado y transformado. Ahora soy yo la que escucha con interés una exposición de ideas que me interpela y me invita al discernimiento. Ahora soy yo quien piensa que quizás hablamos en otro idioma.

En las sobremesas vuelvo a ser yo: me relajo, pregunto a los demás como están y expreso cómo estoy yo, qué opinan sobre algún tema. En ellas nacen nuevos proyectos y mueren otros. En ellas las palabras viajan por el aire a veces con suavidad y otras con dureza, las miradas acarician y las risas te hacen dar cuenta de lo sencilla que podría ser siempre la vida. En ellas descubro que aquel que pensaba como yo ahora ya no lo hace interpelándome qué ha podido suceder, valoro las preguntas que me hacen reflexionar, escucho y aprendo con devoción, viajo cerrando los ojos con los viajes que han hecho otros. Me doy cuenta que para poderlas disfrutar sólo se necesita una cosa:  TIEMPO . Tiempo del bueno, tiempo sin prisas, tiempo sin interpretaciones, tiempos con respeto, tiempo de calidad, tiempo de confidencias...

Me gusta empezar con "qué bien volver a estar juntos" y "cómo te va la vida" y finalizar con "esto hay que repetirlo más amenudo"...hasta que alguien vuelve a decir: "Sí, pero falta tiempo".
¡Busquémoslo! Porque esto es lo que yo creo que es realmente vivir ...

¡Buen fin de semana de largas sobremesas para tod@s!



lunes, 9 de octubre de 2017

La Foto del Martes: Asumir la ignorancia...

Asumir la ignorancia ...
No sé qué va a ocurrir
No sé que voy a hacer
No tengo el control
No sé cuando va a finalizar una cosa
No sé cómo me irá
No sé qué pasará
No sé si estaré preparado

Impedimos tantas cosas...
Por controlar
Por miedo 
Por ansia 
Por ego
Por egoismo

Asumir que no tengo que saberlo todo, que no tengo porqué hacer todo bien es asumir que me ignorancia me puede llevar a nuevos lugares que nunca había imaginado, a surfear acontecimientos, a lanzarme sin pensar...
¡Bendita Vida, bendita ignorancia!

                                                                Photo by Rui Caria

jueves, 5 de octubre de 2017

Post del Viernes: ¡Dejar de interpretar!

Uno de los aspectos que más me están costando aceptar desde mi vuelta de New Zealand es darme cuenta de la tendencia que tenemos las personas a hacer interpretaciones. Quizás antes no era del todo consciente, ahora lo soy mucho.

Con tranquilidad y cierta alevosía somos capaces de interpretar lo que hacen los demás llegando a conclusiones que son creadas por nosotros mismos y afirmando cosas que pueden llegar a ser no verdad. Interpretamos sin preguntar, nos atrevemos a interpretar aspectos básicos de la vida de los demás. Sin temor hacemos afirmaciones sobre: cómo es el otro, qué sabe o no sabe hacer, qué necesita, qué puede hacer por nosotros, qué habilidades o conocimientos posee, ...un sin fin de interpretaciones que muchas de ellas son erróneas y que modifican nuestra realidad robando confianza hacia lo que vemos y vivimos.

¿Y si dejásemos de hacerlo? ¿Qué sucedería? La respuesta es bastante obvia: veríamos la vida y a los demás con mucha transparencia a través de una mirada más infantil, más inocente y blanca, desde la gratitud y sin condiciones. Confiaríamos más, no dudaríamos tanto, ganaríamos en tranquilidad, nos desprenderíamos de cargas inútiles, expresaríamos con más naturalidad y seríamos más honestos. Muchas razones para no empezar a intentarlo.

Si dejásemos de interpretar quizás la vida sería más sencilla para todos...

Buen fin de semana sin interpretaciones para tod@s!


lunes, 2 de octubre de 2017

La FOTO del Martes: La VIOLENCIA es injustificable

La VIOLENCIA es injustificable!

La VIOLÈNCIA és injustificable!

VIOLENCE is injustifiable!

NO Más violencia!

Hablemos, dialoguemos, busquemos una solución...porque  el pasado nos enseñó que la falta de diálogo no soluciona nada.
¿Los seres humanos no hemos aprendido nada de todo lo que nos ha sucedido a lo largo de la historia?
Por un mundo donde TODA persona pueda expresarse libremente.
Por un mundo donde podamos opinar TODOS lo que pensemos.
Por un mundo donde la diversidad sume.
Por un mundo sin VIOLENCIA.


jueves, 28 de septiembre de 2017

Post del Viernes: ¿Luchar o Escapar?

El hombre tiene un sistema natural de actuar y este se divide entre una dicotomía: luchar o escapar. En ocasiones optamos por una y en otras por otra, una elección muy ligada a cómo es cada persona, a cómo entendemos la vida o nos entendemos a nosotros mismos.

Hay quien tiende a transformar todo en una lucha. Cuando alguien opina diferente que él: lucha por imponer sus ideas, cuando alguien consigue un objetivo: lucha por copiarlo e intentar mejorarlo para quedar por encima, cuando entrena: lucha contra el reloj o el tiempo que tarda en finalizar los kms que se ha impuesto para estar al nivel del compañero o vecino. En mi opinión esta opción de vida se transforma en algo agotador ya que pierdes mucha energía en cumplir, estar al nivel o protegerte de todo y de todos. Quizás sería mucho más inteligente invertir esta energía en otras cosas. Con esta opción la fuerza la proyectas siempre hacia fuera y llega el agotamiento y la insatisfacción perenne sintiendo que el mundo no te "sirve" o  "todo va contra ti".

Hay otras personas que tienden a escapar: que hay algo que no me gusta, sigo pero mirando hacia otro lado sin encarar, que algo me requiere un grado mayor de esfuerzo, derivo la responsabilidad y huyo para no asumirla. Así tienden a vivir en la realidad de siempre, haciendo lo mismo de siempre, sintiendo lo mismo de siempre, manteniéndose en una zona cómoda, del no riesgo...como siempre.

Así, ¿cuál se convierte en la mejor manera de actuar? ...y tras pensarlo mi respuesta es: ¿Y si no hacemos nada?, quiero decir, ni luchar ni escapar ¿Y si optamos por darnos más tiempo ofreciéndonos la oportunidad para decidir en cada momento o situación sin tender a hacer lo que pensamos que los otros esperan de nosotros o haciendo siempre lo mismo para que nada se tambalee? Actuando así seríamos capaces de aprovechar más cada oportunidad que se aparece ante nosotros, sacarle más partido porque la analizaríamos de forma distinta: sin forzar, sin luchar o huir...

Guardemos las fuerzas para lo que realmente es importante y no luchemos o escapemos de las situaciones que nos hacen crecer como personas para que la vida se amplíe, se flexibilice y se haga más liviana, aprendiendo a amarse, a amar lo que nos rodea, a amar sin luchar o escapar...

Buen fin de semana de VIDA para tod@s!


lunes, 25 de septiembre de 2017

La Foto del Martes: Atreverse a mirar es descubrir quiénes SOMOS...

Atreverse a mirar es descubrir quiénes SOMOS...

Actualmente es el APRENDIZAJE más importante que podemos llegar a realizar.
Porque nadie siente lo que tú sientes...
Porque nadie puede percibir la tristeza como tú lo haces o se ilusiona como la has hecho alguna vez...
Porque mirar es mucho más que descubrir lo que hay ahí fuera, en ahondar hacia muy dentro...

¿Sabes realmente quién ERES? ¡MÍRATE!

Photo by Álvaro Sánchez Novoa

jueves, 21 de septiembre de 2017

Post del Viernes: ¿A qué le tenemos MIEDO? (II) ¿Qué cosas intentarías si supieras que no vas a fracasar?

Siguiendo el Post del Viernes de la semana pasada, que si alguien no lo ha leído puede recuperarlo desde este enlace  http://lopeziglesiasiolanda.blogspot.com.es/2017/09/post-del-viernes-que-le-tenemos-miedo-i.html , donde hablaba cómo encarar los miedos, mi segunda pretensión de estos días ha sido reflexionar sobre la siguiente pregunta:

¿Qué cosas intentarías si supieras que no vas a fracasar?

Me paro, me siento y pienso. En primer lugar decir, que como muchas personas, me doy cuenta que he crecido aceptando cosas, dándolas por sentado, creyendo muchos conceptos ...que con el tiempo dejan de tener valor o ser verdad. ¿Por qué? Lo analizo y pienso que muchas veces es porqué quizás, en algún momento, terceros opinaron sobre mis habilidades o capacidades estableciendo que no era capaz o estaba preparada para hacer algo cuando ni siquiera yo me lo había planteado o intentado y acabé creyéndolo. Estas "imposiciones"externas pasaron a ser creencias personales, familiares o sociales que se arraigaron en mi y que sin darme cuenta, condicionaron muchas de mis decisiones y actuaciones. Así, después de este primer análisis, sería muy conveniente acabar de detectarlas, analizarlas y decidir si quiero eliminarlas o seguir viviendo con ellas.

Por poner un ejemplo, recuerdo cuando era sólo una adolescente, mi entrenador me repetía que creía que me faltaba velocidad y que por eso pensaba que era mejor que jugase como defensa. Nunca me dio la oportunidad de probar si sería buena atacando. Ahora mi gran pasión es el running, he participado en muchas carreras, entre ellas maratones y ultramaratones y me he demostrado que puedo correr rápido. ¿Qué ha cambiado en mi? Sencillo: ¡que me atreví a intentarlo!

Nuestras decisiones empiezan en nuestros pensamientos, así nuestro destino viene marcado por ellos, conduciéndonos a las opciones que elijamos. Elegir se convierte en la llave para acceder a lo que deseamos. Muchos estaréis pensando ¡Pero no es tan fácil! Es es verdad pero NO es imposible.¿Y si nos atrevemos a imaginar y a actuar de forma diferente? Nos permite plantearnos qué queremos en la vida y sentir que no todo está escrito, que podemos escoger otras opciones que nos lleven a conseguir nuevos objetivos y vivir otras experiencias.

Pero no se trata de cambiar de vida de forma radical ni tomar opciones estrambóticas. A veces los cambios comienzan por modificar la ruta que haces cuando te diriges a tu puesto de trabajo descubriendo nuevas calles de tu ciudad y nuevas caras, de comprar el pan en un panadería distinta a la de siempre descubriendo nuevos sabores o atreverse a leer un libro de un género al que no estás habituado.

Así, ¿Qué cosas intentaría si supiera que no voy a fracasar? 


Rotundamente intentaría todo aquello que me da vida, que provoca que tenga ganas de recrear ese acto mentalmente para "preparar" mi cerebro y mis sentimientos, mi emoción,  como si ya estuviera viviendo esa experiencia: No importa si quiero realizarlo el día siguiente o dentro de 3 años. Esto lo hago 1 día, y otro, y otro...y así todo va cogiendo forma, se modifica durante el proceso y aparecen nuevas posibilidades...Abrirse a todas las posibilidades es entender que el fracaso NO existe, únicamente existe el no atreverse a intentarlo. Por ello, cuando inicio un proceso de cambio:


- Evito estar pendiente del que dirán los demás, huyendo de censuras inútiles o buscando la aceptación, priorizando lo que pienso y siento que tengo que hacer.

- Expongo abiertamente mis ideas a las personas que me conocen, sin esconderme, sin buscar la veneración de los demás y escucho sus comentarios.


- Huyo de la esclavitud del "políticamente correcto", apostando por un camino más libre y auténtico.


- Intento saber cuáles son mis heridas, mis fragilidades, conociéndome, sabiendo que no siempre tengo que estar bien o disponible o ser la líder de todo.


- Huyo de dependencias, de los celos o las envidias, de los auto-castigos inútiles, de las comparaciones que suelen ser jerárquicas: o mejor o peor, o negro o blanco...


- Intento no valorar las cosas únicamente cuando se hayan conseguido o acabado o vivir perennemente en el futuro. He descubierto que vivir en el presente únicamente significa agradecer  lo que tengo y trabajar duro por lo que me hace ilusión conseguir.


¿Fácil? NO siempre, porque a veces te sientes cansada y surgen las dudas ¿Posible? SÍ.  Toca ser valientes, mostrarnos como somos, porque nuestra singularidad no debe estar reñida a los otros ni a uno mismo. Escuchemos asumiendo nuestra responsabilidad en TODO y no queriéndola otorgar a los demás, evitando la gran excusa que no tenemos tiempo para ser feliz.


En mi vida he hecho cosas donde he arriesgado y me han hecho salir de mi zona cómoda como: irme de voluntaria a África con 17 años, escribir un libro muy personal, dar conferencias delante de mucha gente o vivir en New Zealand trabajando en mi tesis doctoral con más de 40 años ...y estas experiencias me han enseñado que intentando cosas nuevas se te abren las puertas a un mundo nuevo de aprendizajes.


Intentar y entender que el tiempo es un don precioso, huir de la sensación de que no tenemos tiempo para nada y empezar a elegir supone entender que el tiempo es finito y que no sabemos de cuánto disponemos...porque sabemos cuando llegamos a este mundo pero no cuando lo dejaremos. 



Sólo es eso, intentar ser mejor que uno mismo...dándole un sentido a nuestra vida...sin tener  MIEDO a nada... ¿Qué cosas intentaría si supiera que no voy a fracasar? TODAS las que hago cada día y las que vendrán porque ya empiezan a tener vida en mi mente...

¿Y tú? ¿Te atreves a hacerte la misma pregunta?


¡Buen fin de semana a tod@s llenos de nuevos intentos!

lunes, 18 de septiembre de 2017

La FOTO del Martes: Arrancarnos del estrés cotidiano es obligarnos a bajar de revoluciones

Arrancarnos del estrés cotidiano es obligarnos a bajar de revoluciones...

Impone tu ritmo
Prioriza
Elige
No culpabilices a los demás
Opta
Escúchate
Respétate
Respira
Sigue...
Foto by National Geograhic


jueves, 14 de septiembre de 2017

Post del Viernes: ¿A qué le tenemos MIEDO? (I)

Hablar del miedo, ¡Cómo nos cuesta! ¡Cuánto lo evitamos! ¡Cómo son de poderosos algunos de nuestros pensamientos! La neurociencia aún no es capaz de explicar qué le sucede al cerebro para que los individuos actúen de forma distinta ante actos similares, lo que a una persona le puede atemorizar a otro le puede no afectar lo más mínimo.

¿A qué le tienes miedo? Pregunta directa que me hicieron hace pocos días.  Sorpresa, silencio y evasión fue mi primera respuesta. Una segunda pregunta llegaba hasta mí a partir de la lectura de un texto de Robert Harold ¿Qué cosas intentarías si supieras que no vas a fracasar?

Estas dos cuestiones me han llevado a reflexionar en lo que vivo en estos momentos de inicio de curso liderando nuevos proyectos profesionales y personales. Empecemos por orden, empecemos por la primera.

¿A qué le tienes miedo? 

Después de darle algunas vueltas, especialmente como lo hago siempre en mis entrenamientos matutinos,  de lo primero que me doy cuenta es que el "MIEDO" como tal no existe (no se le puede ni tocar, ni oler ni dibujar, por ejemplo) así no debería afectarnos como lo hace. Anularlo nos permitiría desprendernos de "cargas" que nos pesan, nos preocupan y hasta nos ahogan haciéndose dueñas de nuestra vida. En muchas ocasiones asociamos el miedo al "ERROR" y tampoco existe, no hay que creer de nuevo en él. Descubrir que los errores son únicamente acciones que nos permiten estar donde nos encontramos en ese preciso momento, libera y transforma, porque eres lo que eres por lo mucho o poco que consideres que te has equivocado. Pero entonces: ¿Por qué el miedo es tan poderoso?  Porqué le da poder nuestra mente ¿Cuándo y cómo desaparece? Cuando te encaras a él y así lo he hecho yo.
Para poderlo destronar he querido hacer un listado de las cosas a las que en algún momento he temido, para mirarlas directamente a la cara. Escribirlo me ha conectado de nuevo a entender mejor lo que está dentro de mí descubriendo algo muy impactante: ¡todos los miedos siempre vienen acompañados por sus opuestos!

En algún momento he podido tener MIEDO a:

- Miedo a estar sola /Miedo a estar acompañada
- Miedo al silencio/ Miedo al bullicio
- Miedo a no intentarlo /Miedo a hacerlo mal
- Miedo a que no me llamen/Miedo a que me llamen
- Miedo a ir /Miedo a regresar
- Miedo a innovar /Miedo a estancarse
- Miedo al que no está/ Miedo al que se queda
- Miedo a actuar/ Miedo a no hacer nada
- Miedo a llorar/ Miedo a reírme
- Miedo a respetar /Miedo a no ser respetado
- Miedo a no poder/Miedo a poder con todo
- Miedo a que te olviden /Miedo a olvidar
- Miedo a que te digan lo que tienes que hacer/Miedo a tener que decidir
- Miedo a enfermar /Miedo a no controlar mi energía

La lista podría ser más larga pero cuando la leo me doy cuenta que cada opuesto anula a su opositor. Así ¿Cómo neutralizarlos? Creo que la única opción es mirarlos a la cara, porque cuando lo haces, los aceptas, dejas que te acompañen... !Y acaban desapareciendo! En ese preciso momento te percatas que el mundo se amplia, se llena de millones de posibilidades que nunca antes habías valorado, ya no controlas nada pero estás mucho más conectado contigo mismo porque entiendes que no ERES el resultado de las experiencias o del pasado sino que únicamente ERES ese momento: sin pesos, sin quejas, sin cargas vacías de significado.

¡VIVIR sin MIEDO es aceptar VIVIR el PRESENTE desde el SER!

Con esta afirmación tan intensa quiero finalizar mi Post hoy ... la próxima semana reflexionaré sobre la segunda cuestión que anda atrapada en mi mente: ¿Qué cosas intentaría si supiera que no voy a fracasar?

Buen fin de semana sin miedos y errores para tod@s!

jueves, 7 de septiembre de 2017

Post del Viernes: Las campanas son para el verano...

Oigo campanas y siempre que esto ocurre debo pararme a disfrutar de su armónico sonido que me traslada al pequeño pueblo de Taizé, en Francia, donde pasé momentos muy importantes de mi vida. Las campanas son para el verano porque disfruto de ellas en este tiempo. Las escucho en diferentes pueblos y siempre me invitan a parar, a observar y sobre todo a recordar. Es curioso como algunos sonidos te absorben, te transportan, te emocionan y te ayudan a que recuerdos vuelvan a ti sin que existan palabras que te permitan explicar qué sientes en ese momento.

Para mi el verano tiene otros sonidos especiales:  el sonido de los aspersores que riegan el jardín, del hierro que golpea el mástil antes de salir al mar, de cantos de pájaro cuando se comunican unos con los otros, de las hojas del libro que lees hasta cansarte o quedarte dormido, de risas, de brisa...

Pienso que tendríamos que tener la capacidad de escuchar más, con mucha más calidad y atención. Nuestro cuerpo tiene dos orejas y sólo una boca y me temo que no es por casualidad. Esta semana he querido hacer un pequeño ejercicio para ser un poco más consciente de lo que sonidos que me rodean y me recuerdan de lo afortunada que soy de poderlos captar y sentir.  Algunos de ellos son:

- el latido del corazón de la persona que tengo más cerca mientras duerme.
- las risas intensas sin saber muy bien el motivo que las provocan.
- los avisos del semáforo que alerta su cambio de color.
- la rotura de ramas y hojas secas mientras las piso corriendo.
- el movimiento del agua cuando nado.
- los timbres que recuerdan una sonata conocida.
- Los numerosos sonidos que emite el móvil.
- El sonido de las techas cuando golpeo mi teclado.
- Las voces de los locutores de radio en numerosos momentos del día.
- El tic-tac del reloj que llevo en la muñeca.

Saber escuchar se convierte en casi un arte. Es un proceso fundamental para poder comunicarnos, para mostrar respeto y acoger al otro, para entender todo lo que hay a nuestro alrededor, huyendo de los prejuicios e las interpretaciones. ¿Cuál sería tu lista de sonidos conocidos? ¿Dónde te transportarían?
Si escuchásemos más seríamos capaces de vivir la vida con más intensidad, no diríamos muchas de las cosas que decimos y luego nos arrepentimos. Aprendamos a captar la vida desde los sentidos y un buen paso para empezar es escuchar con más intensidad y respeto, creo que es un acertado paso que nos llevará a convertirnos en personas más sabias y tolerantes.

Buen fin de semana de sonidos intensos para tod@s!

lunes, 4 de septiembre de 2017

La FOTO del Martes: Porque NO creo en las casualidades

Porque cada vez  creo menos en las casualidades, ni el azar, ni en las coincidencias...

Si quieres salud, cuídate!
Si quieres avanzar, aprende!
Si quieres liberarte, perdona!
Si quieres vivir una vida de crecimiento, avanza!
Si quieres conocerte, investiga hasta saber quién eres!
Si quieres estar bien, elígelo!
Si quieres ser legal, asume tus responsabilidades!
Si quieres ser FELIZ, atrévete a AMAR!



jueves, 31 de agosto de 2017

Post del Viernes: Resumir para agradecer: el arte de saber volver

Un verano en pocas palabras...porque resumir nos ayuda a agradecer...

Pensar. Enfatizar. Respetar. Correr. Caminar. Escuchar. Observar. Sonido de campanas. Volver a correr y caminar. Sentirse poderosa y pocos minutos después muy pequeña. Adaptar ritmos. Molestias físicas y tirar de la mente. Tirar con el cuerpo cuando la mente no acompaña.  Olor a pan recién hecho. Sentir un frío intenso o una calor que pesa y te deja sin fuerzas. Disfrutar con el silencio. Sentir que te gustaría que hubiese más gente. Sentir que sobra gente. Reír. Preocuparse. Dejarse ir. Disfrutar del sol que acaricia tu cuerpo. Pensar mucho e imaginar. Nadar. Reflexionar y no juzgar. Tener miedo. Echar de menos. Cansarse de descansar. Pensar que no puedes. Pensar que puedes con todo. Sentirse responsable de la propia vida. Sonreír mucho. Admirar a gente que conoces y no conoces. Estudiar, escribir. Improvisar. Comer sano. Conocer tus esenciales para que tu vida sea más esponjosa. Entender que no siempre tienes que estar bien, permitirte otros sentimientos. Admitir la alta necesidad de cognición. Leer, leer mucho, agotarse de leer. Viajar, estresarse por ello y agradecer poderlo volver a hacer. Saludar al sol y despedirse de la luna. Descubrir que puedes vivir con muy pocas cosas. Despojarse de todo aquello que no suma. Volver a hacer limpieza. Volver a vivir. Besos suaves.

Como amante de las listas he pensado que poder describir un verano a partir de una lista permite tener constancia de todo lo vivido y aprendido, porque todos son diferentes...Un ejercicio para darse cuenta de lo realizado, disfrutado o añorado.

Mi Verano List

Libros leídos

1. Mitja Vida, Care Santos ----Melancólico, una mirada a nuestro pasado personal
2. Finding Ultra, Rich Roll ----Motivador e inspirador
3. Sabiduría Casera, Lou Couture-Leandro Taub----reflexivo, buen recordatorio
4. Sapiens, Yuval Noah ----Máximo respeto i impacto por nuestra historia
5. Libroterapia, Jordi Nadal ---Inspirador, amor por la buena lectura
6. Els Vells Amics, Sílvia Soler --- Melancólico, transportador
7. La Memòria de l´arbre, Tina Vallès - Meticuloso, se encoge un poco el alma
8. Argelagues, Gemma Ruiz ( llegint)
9. El libro de la Alegria, Dalai Lama i Desmond Totu (llegint)
- 22 maletas hechas
- Un personaje: Rich Roll
- Algunos verbos que han marcado este verano: expandir, deshacerse, ser
- Un lugar: Andorra, Fuerteventura
- Un momento del día: meditación durante el amanecer haciendo deporte
- Un aprendizaje: aprender a permitirse SER
- Un color: lila intensoo
- Una canción: banda sonora La La Land
- Un sabor: el de la fruta madura
- Un olor: a tierra mojada
- Sensaciones: la fuerza del sol al tocar mi cuerpo, volver a conectar con cosas que habías olvidado, cansancio pero querer seguir
- Una necesidad: estar en movimiento siempre
- Una opción: dejar de avanzarse para saber vivir el instante presente
- Un recuerdo constante: mi abuela materna
- Una frase: No tinc por! (no tengo miedo)

Y ahora toca volver, porque saber volver se convierte en un arte...

Toca irse situando, definiendo los objetivos que queremos perseguir para el nuevo curso para que nuestra vida "no vaya hacia la deriva", con firmeza pero sin que estos nos esclavicen y nos obliguen a hacer cosas que no queremos. Por ello para definirlos:

-  Todo debe ser sencillo.
- Debemos organizarnos para poder conseguirlos trabajando con regularidad y disciplina, con autodominio.
- Estabilizar la mente para que los actos, las palabras y los pensamientos estén en armonía.
- Rechazar condicionamientos que nos limitan: si siempre haces lo mismo nunca te atreverás a hacer nada diferente.
- Nutrirnos de ideas, conceptos e información que nos permitan subir de nivel de conciencia dando espacio a la intuición.
- Hacerlo con paz, serenidad y plenitud desde el agradecimiento y no la carencia.
- Huir de los extremos.
- Permitirnos SER más que HACER.
- Expandirnos creando nuevas conexiones para vivir un espacio más amplio.

Yo ya tengo los míos, muchos y pocos a la vez, pensando que siempre somos mucho más de lo que creemos que somos...vamos allá, mucho ánimo, ilusión y salud para todos. Sintiendo que sólo se trata de una cosa: VIVIR, pero siempre hacia delante.

Os invito a acompañarme un año más, será un regalo para mis palabras y pensamientos, mis fotografías y mis posts...con alegría e ilusión de no sentirse sola pero si muy libre...Buen inicio a tod@s...



lunes, 31 de julio de 2017

jueves, 13 de julio de 2017

Post del Viernes: Agradecer para seguir...


Hace pocos días leía una entrevista a Avram Hershko, bioquímico y premio Nobel de Química, donde afirmaba que sus grandes errores le han acercado a sus grandes logros en sus investigaciones. Lo encontré muy interesante. Quien tiene miedo a equivocarse se paraliza, vive acobardado y no avanza.


Se acercan días para la desconexión y, con sinceridad, me alegro mucho de ello. Días para bajar la guardia y volverse a llenar, relajar la mente y disfrutar de buenos libros, de conversaciones sin prisas y paseos sin objetivo. Ha sido un curso muy intenso, muchísimo, que me ha llenado y a la vez vaciado totalmente. Que me ha hecho vivir muy lejos de aquí y a la vez muy cerca. Que me ha exigido y sacado lo mejor de mi. Que me ha permitido  conocerme, aceptarme y exigirme. ¿Qué podría pedir más? 
 Photo by Marcel Van Oosten
Mi último post antes de vacaciones quiero dedicarlo a resumir el curso concretando porqué doy gracias. Porque darse cuenta de alguna cosa es haber tenido la suerte de haberla vivido. Doy gracias:
                       
- Por haber podido elegir y discriminar, por poder optar. 
- Por saber elegir sin pasar la responsabilidad a los demás.
- Por insistir dejando de resistir.
- Por haber aprendido a no  juzgar poniendo la fuerza en entender puntos de vista diferentes.
- Por no agradecer lo que ha ido mal sino dar gracias por la fuerza que he sabido aplicar cuando ha sido necesario.
- Por las risas intensas vividas.
- Por los proyectos realizados.
- Por la gente conocida.
- Por los avances en mis investigaciones y por el trabajo realizado.
- Por comprender que los sentimientos hay que sentirlos sin querer siempre racionalizarlos.
- Por entender que conseguir las cosas tienen poco que ver con tener suerte.
- Por las horas de trabajo intensas.
- Por perderme tantas veces y  volverme a encontrar.
- Por saber discriminar cuando se acaba un círculo.
- Por entregarme con pasión a la vida.

Y por todo ello este es el último Post del Viernes de este curso. Quiero agradecer a todos los que pasan por este blog su acompañamiento, lectura y comentarios. Nos volvemos a encontrar en Septiembre, me encantaría que así fuese. ¡Buen verano a tod@s lleno de todo lo que deseemos! 




lunes, 10 de julio de 2017

La Foto del Martes: Tiempo sin tiempo

National Geographic
Preciso tiempo necesito ese tiempo
que otros dejan abandonado
porque les sobra o ya no saben
que hacer con él
tiempo
en blanco
en rojo
en verde (...)
tiempo para mirar un árbol un farol
para andar por el filo del descanso
para pensar qué bien hoy es invierno
para morir un poco
y nacer enseguida
y para darme cuenta
y para darme cuerda
preciso tiempo el necesario para
chapotear unas horas en la vida
y para investigar por qué estoy triste
y acostumbrarme a mi esqueleto antiguo
tiempo para esconderme
en el canto de un gallo
y para reaparecer
en un relincho
y para estar al día
para estar a la noche
tiempo sin recato y sin reloj
vale decir preciso
o sea necesito
digamos me hace falta
tiempo sin tiempo.
Mario Benedetti

jueves, 6 de julio de 2017

Post del viernes: ¡Escribir a veces cura!

Algunas personas me preguntan porqué escribo un blog. Yo siempre respondo lo mismo: porqué  disfruto, me cura, me ayuda a reflexionar, a estar en silencio y pensar, porque me hace mejor persona y profesional.

Cada mañana millones de personas en todo el mundo participan en un mismo ritual al que me incorporé hace ya algún tiempo. Poco después de levantarse cogen una hoja de papel y escriben en ella libremente. A esta rutina se le llama "Hojas de la mañana" (Morning Pages) y muchos de los que la siguen afirman que le ha cambiado la vida. Todo empezó cuando la autora Julia Cameron compartió esta práctica en su libro sobre creatividad The Artist's Way (El camino del artista). Ella misma explica que le permitió ordenar sus pensamientos, los buenos y los malos, viviendo momentos de ansiedad, gratitud y enfado. Este hábito le ayudó a clarificar la cabeza y a encarar nuevos proyectos con fuerza y libertad. Explica que con ello aprendió a ser más honesta y a estar más centrada. Para ella y miles de personas se ha convertido en una forma de meditación y de auto conocimiento ayudándoles a hacer nuevos cambios en su vida. La misma autora afirma que cada uno debe hacerlo como lo sienta pero que hay algunos pasos que pueden llevar a que se convierta en una buena práctica. La autora nunca deja leer sus páginas ni las relee para evitar juzgar un sentimiento o pensamiento que haya podido tener.

¿Cómo empezar a escribir My Morning Pages? Pasos a seguir...

- La idea es empezar a primera hora de la mañana cuando el cerebro está algo dormido para que no pueda "censurar" lo que piensa, pudiendo escribir mucho más libremente.
- Es preferible hacerlo a mano no con el ordenador ya que así aparecen en la mente pensamientos más profundos y no puedes correr tanto.
- No se trata de demostrar que eres un gran escritor ni es necesario que sea nada profundo. Puedes hablar de lo que harás durante el día, de lo que viviste el día anterior o cómo te sientes de nervioso por la reunión a la que debes asistir. Escribe sobre aquello que sientes, que piensas, aunque creas que es totalmente banal.

¿Y por qué escribo?

Ha sido mi tema de "meditación" durante esta semana. La escritura me ayuda mucho ya que su práctica en el tiempo me permite generar nuevas ideas, adquirir hábitos, llegar a la solución de problemas y ser más intuitiva (uno de mis grandes objetivos actualmente). La práctica se convierte en un tipo de terapia y de auto conocimiento. Cuando aprendes a no juzgarte por lo que escribes puedes transferir lo aprendido a otras áreas de tu vida. Yo publico lo que escribo porque no tengo nada que esconder, lo que no quiero que sea público lo guardo muy adentro de mí así que elijo qué quiero compartir. Escribir es una acción que mejora mi salud y bienestar, también favorece mi memoria y expresión que complemento con la lectura para aprender a escribir cada día un poco mejor. También me ayuda a clarificar mis ideas, a entenderlas y ordenarlas, a imaginar y proyectar, a saber qué es importante en mi vida. Doy gracias por haber encontrado una actividad tan completa que me hace tan feliz. ¡Ojalá muchos que lean este post se animen también a hacerlo o si no que pueda estimular el inicio de otras actividades creativas: pintar, dibujar, cantar, interpretar...yo que sé...! Yo sólo pido que siga teniendo ganas de escribir...
Buen fin de semana de escritura para tod@s!

lunes, 3 de julio de 2017

La FOTO del Martes: Dejar de esconderse...

"Cuando uno se acostumbra a no conseguir siempre lo que desea
¿Sabes qué pasa?
Que acaba por no saber incluso lo que quiere"
Haruki Murakami

Dejar de esconderse...

jueves, 29 de junio de 2017

Post del Viernes: Saber volver... no siempre es fácil...

En varias ocasiones he querido empezar a escribir este post pero algo dentro de mi no me dejaba. Ahora que siento que puedo escribirlo sé que lo que me impedía hacerlo era volverme a conectar totalmente conmigo misma después de días intensos por muchos motivos. Cuando vives tan alejada de una realidad, de un país, de unas rutinas y formas de hacer te desconectas inconscientemente de muchas dinámicas y formas de vivir. El regreso te recuerda que aquellos cables y conexiones que tenías desconectados deben volverse a conectar si no quieres vivir aislado de todo y de todos.


La llegada a casa puedo valorarla  totalmente positiva especialmente por los encuentros  con los seres queridos. Los abrazos, las miradas, las preguntas te hacen re-conectar con lo que han vivido ellos en los meses de ausencia. Cuando es tu turno y toca explicar todo lo experimentado te es complejo hacerlo con palabras. Optas por describir tu día a día allí, en qué dedicabas el tiempo y detallar el ambiente y la forma de vida de los locales. Inconscientemente te das cuenta que es difícil explicar para que se entienda lo que realmente viviste allí: las risas compartidas con gente que ahora está repartida por todo el mundo, los miedos por no entender y no estar a la altura, las dificultades para sobrevivir en un clima y una sociedad muy diferente a la tuya, el dolor cuando la añoranza se instalaba en el cuerpo y el entusiasmo por sentir que aprendes, que tu mirada se amplía, que eres capaz de hacer cosas que nunca habías imaginado . Todo esto está muy adentro de ti, ocupando un espacio enorme y  al principio no sabes cómo gestionar para que no te duela. En ocasiones parece que estás "fuera de juego", en el banquillo sin saber cuando te tocará jugar.

Llegas a casa e intentas volver a tus rutinas pero todo parece ser diferente. Observas y la gente sigue en sus proyectos, con su vida diaria, totalmente comprensible...pero cuando lo observas con cierta perspectiva no deja de hacerte pensar. Es como si cada persona con la que me he encontrado estuviese encima de una barca en movimiento y para volver a conectar con ella tuviese que saltar a ella para seguir su ritmo y poder así compartir un tiempo juntos. Lo haces porque te interesas por ella y deseas hacerlo pero te sientes algo extraña. Pones la radio (aun no he visto la tele) y las tertulias me enturbian la mente teniendo que apagarla para no agobiarme. Opto por escuchar música o podscasts bien elegidos. Mi cuerpo y especialmente mi mente se quejan y me transmiten que están muy cansados, que necesitan sosegarse y yo sólo les pido que aguanten un poco más, hasta mediados de julio donde les prometo que podrán descansar. Haber vivido con 12 horas de diferencia influye también en tu sueño, tu cuerpo y tu estómago pero tiempo al tiempo, con paciencia todo volverá a ponerse en su sitio, mientras tanto a aprender de este proceso que me tiene muy interesada.

Sigo leyendo y investigando, escribiendo, no al ritmo que quisiese pero lo acepto. Corro y nado diariamente porque me ayuda a pensar y  fluir con más espontaneidad. En estos espacios de tiempo me pregunto si volvería a New Zealand y mi mente y mi corazón dicen que no, aunque eche de menos a la gente y a los muchos momentos vividos juntos. Si cierro los ojos soy capaz de recordar miradas, olores y sabores, ruidos, cantos de pájaros...y me gusta hacerlo pero siento muy dentro de mi que la experiencia debía acabar cuando y cómo lo hice.

Siento una felicidad y una gratitud absoluta por todo lo vivido y aprendido durante este tiempo pero sé que debía volver, no sé si para siempre o por algún tiempo, la verdad es que esto no me preocupa lo más mínimo. Acojo los momentos de alegría intensa entre los míos, la melancolía que a veces me acompaña por casa, el no entender algunas situaciones que observo. Admito con máximo respeto el ritmo de vida de los demás queriendo saltar a sus barcas las veces que sean necesarias para saber y vivir con ellos.

Y por ahora decido seguir trabajando y estudiando, seguir encontrándome con gente para compartir el momento, leer y meditar para entender mejor mi mundo y todo lo que me rodea oponiéndome a que entre a mi vida información que no sirve para nada, eligiendo muy bien qué quiero oír y ver. Deseo aplicar todo lo aprendido en mi vida diaria personal y profesional a mi vida de aquí, o donde sea, es lo que quiero pero necesito un poco más de tiempo...

Buen fin de semana sabiendo volver a tod@s!

lunes, 26 de junio de 2017

La FOTO del Martes: Compañía desde la diferencia

Sentirse acompañado, desde el respeto y la diferencia, muchas veces sin entender el por qué y descubriendo el para qué.
Saber que puedes cerrar los ojos y sentirte protegido, sintiendo una mano que acoge la tuya sin apretar, con libertad y dejarse ir.
Porque todos los humanos, aunque muchos se esfuercen a negarlo, somos iguales en muchísimas cosas. TODOS buscamos la felicidad, sentirnos acompañados, evolucionar, querer y que nos quieran. A TODOS nos disgusta lo mismo: que nos traten mal, que no cuenten con nosotros o no nos entiendan, que nos agredan...

Entendamos de una vez que ¡el mundo es una maravillosa diferencia!


jueves, 22 de junio de 2017

Post del Viernes: ¡La vida es un gran espejo!


Subo hasta lo más alto de la montaña corriendo, me gusta hacerlo porque disfruto viendo el mundo con más perspectiva. Así lo observo de diferente manera, más pequeño y insignificante volviendo a dar el grado que toca a cada cosa. Siento que la vida se convierte en un gran espejo que te refleja lo que eres y haces y te permite descubrir hacia donde quieres ir. Mientras voy sumando zancadas en mi mente resuena la idea que hay algunas personas que prefieren mirar los espejos de los demás porque les da miedo mirar el suyo...no lo critico porque es una elección personal pero yo prefiero mirar el mío.

Durante estos meses fuera de casa he mirado intensamente mi espejo no por egocentrismo sino por haber aprendido que si no me conozco y entiendo a mi misma no puedo entender y conocer a los demás ni todo lo que sucede a mi alrededor. Al hacerlo, una de las cosas que más me han impactado, es darme cuenta de todo lo que me cuesta y en lo que no soy tan buena. Cuando te encuentras con ello por primera vez te molesta, quieres anularlo o mirarlo de reojo...pero descubres que cada día vuelve a aparecer. Sin dramas y día tras día aprendes a aceptarlo, examinarlo y buscas cómo mejorarlo. He conocido mis temores y entendido porque están dentro de mi. He entendido lo que me cuesta y el porqué, lo he analizado con interés, de forma natural, sin estrés, entendiendo que el ego te roba energía porque se siente perdido cuando está lejos de su esencia. Ser torpe, tener dificultades, equivocarse... forma también parte de mi vida.

Un segundo paso ha sido detallar más concretamente en qué tengo dificultad y buscar los medios para resolverlo o minimizarlo, analizando las habilidades que faltan. A la vida se lo tenemos que poner fácil porque tan sólo es el espejo de lo que llevamos dentro. Aprender a reconocerte sin que te reconozcan, descubrir el ego, entenderlo y transcender. Aprender a honrar nuestros errores y dificultades sin ocultarlos para poder celebrar el encuentro contigo mismo, con los otros y con la esencia del vivir...

Primero te sientes pequeño pero después te das cuenta que mirar a ese espejo y afirmar soy así y puedo cambiar o soy así y lo puedo intentar te libera y anima a hacerlo, sin vergüenzas ni cargas absurdas. La perfección no existe pero sí el avance y el interés por mejorar. La vida es un gran espejo sólo hay que saber mirarlo para ser cada día un poco mejor...

Buen fin de semana de observación para tod@s!

lunes, 19 de junio de 2017

La FOTO del Martes: Pobre es aquel que necesita mucho...

Pobre es aquel que necesita mucho...
¿qué necesitamos para vivir?
Únicamente usamos el 20% de las cosas que poseemos (ropa, objetos,...), así que el 80% vive en nuestros armarios o cajones sin ser utilizado.
Cuando conoces a personas que han optado por una vida más sencilla te das cuenta que TODO lo que importa deja de ser material: salud, amistad, amor, compañía...
Pobre es el que no sonríe, el que no tiene con quien hablar, el que vive pensando que todo y todos son peores, el que no para de juzgar, el que no es capaz de entender la fugacidad de la vida...
Pobre es aquel que necesita mucho para vivir...
La vida vuelve a convertirse en una elección...
National Geographic Award

jueves, 15 de junio de 2017

Post del Viernes: Entendiendo a eso que le llaman intuición...

La intuición es algo que habla pero que a veces no sabemos entender. Corre a nuestro alrededor de puntillas, nos acompaña sin presionarnos, nos susurra pero muchas veces parece que estemos sordos o nos de miedo escucharla. Se convierte en una habilidad para conocer, comprender o percibir algo de manera clara sin la necesidad de utilizar la razón.

Si somos capaces de conectar con ella parece que el mundo se amplía, pudiéndolo mirar de forma muy diferente. Si realmente nos atrevemos a mirarla a la cara nos explica que la vida hay que vivirla con sobriedad teniendo tiempo para las cosas que nos motivan y nos hacen disfrutar, y lo más importante, sabiendo elegir cuáles son y eso  no siempre es fácil. La elección se convierte en una  decisión libre porque si algo se impone la intuición muere.

Nos enseña a escucharnos, a mirar hacia dentro descubriendo que la cosa más grande que tenemos es estar VIVOS. Y lo demás es posterior, todo, absolutamente todo. Cuando lo entendemos todo vuelve a cobrar sentido. Dejas de preocuparte por lo que no tiene sentido y pruebas, te arriesgas, te lanzas, caminas abriendo puertas que nunca antes pensabas que ibas a descubrir, confiando y sintiendo que puedes porque amplias el conocimiento y cambia la valoración que uno posee de uno mismo sabiendo tomar mejores decisiones. Intuir es escucharse y saber anticiparse acallando la mente. Poder descartar y optar por aquello que en ese instante carece de una respuesta clara y segura pero que te impulsa a querer hacer algo nuevo o a vivir las actividades cotidianas encarándolas como retos libres de prejuicio. 

Me gusta saber que está y me acompaña. Hubo algún tiempo que me costaba mirarla a los ojos pero ahora no dejo que me abandone.  Pero ¿cómo te conviertes en una persona intuitiva?

- Es necesario escucharse, tomar tiempo para mirar hacia el interior sin que hayan cosas que nos distraigan, saber parar y tener tiempo para detenerte completamente (en mi caso meditar).
- Aprender quiénes somos, actuando acorde a lo que sentimos, nos decimos y hacemos.
- Dedicar tiempo a observar sin prejuicios.
- Escuchar y conectar con los demás.
- Saber imaginar qué queremos y por qué.

De nuevo comprendo que la necesito para vivir, porque la lógica casi siempre tiene razón pero la intuición jamás se equivoca.

Buen fin de semana intuitivo para tod@s!

lunes, 12 de junio de 2017

La FOTO del Martes: ¿Definición o la indefinición?


¿Cómo vivir la vida, desde la definición o la indefinición?
 ¿Desde la consciencia y el control o desde el inconsciente y el desorden?
El cerebro es un órgano en construcción y reconstrucción continua aunque muchos no lo crean. Su plasticidad neuronal nos otorga la posibilidad de cambiar, probar, arriesgar, retroceder si es posible.
Si no cambiamos o modificamos es porque realmente no estamos convencidos o no nos atrevemos a ello...
¿Difícil decisión?
Milford Sound
South Island
New Zealand

jueves, 8 de junio de 2017

Post del Viernes: Cerrando un círculo....

Todo empieza y todo acaba, absolutamente todo. Ahora mismo estoy en "standby", parada observando mi pantalla del portátil y escribiendo en la que vuelve a ser mi casa. Después de un largo viaje de más de 36 horas que me ha permitido empezar a evaluar, valorar y sobretodo dar gracias por todo lo vivido en New Zealand, llega el reencuentro tan esperado con la familia y poco a poco con los amigos a los que he añorado en muchas ocasiones. Abrazos que te hacen emocionar, lágrimas de inmensa alegría, sonrisas y palabras que te llenan todo el cuerpo ... volviendo a agradecer que todos están bien y que siguen ahí donde siempre, escuchando, alegrándose y animando.

En estas noches de cierto insomnio  pienso en los ciclos de la vida. Los inicios de las nuevas etapas siempre vienen marcados por un sentimiento de cierta pérdida y a la vez de una sensación de absoluto agradecimiento interno que te hace saber que algo da comienzo. Cuando iniciamos una nueva etapa vivimos los momentos previos con alegría y cierto temor, todo se envuelve de preparaciones, de despedidas, de proyecciones de cómo irá o qué sucederá. Sabemos que algo empieza a funcionar, a moverse. Pero ¿somos tan conscientes cuando algo llega a su fin? Creo que nos cuesta mucho más y pienso que saber cerrar el "círculo" de una etapa o una experiencia es fundamental. Es como una partida de ajedrez: has movido muchas fichas, has aplicado tus técnicas pero esta no finaliza hasta que das la mano a tu adversario para constatar que todo ha acabado y toca empezar de nuevo.

Ha llegado el momento de empezar a cerrar algunas puertas, guardar experiencias, amistades y momentos irrepetibles y despedirse con la misma ilusión y serenidad con la que inicié este gran proyecto. Me siento en paz conmigo misma, con un sentimiento de cierto recogimiento por ser consciente del crecimiento personal y profesional realizado, intentando observar cómo he asumido mis responsabilidades, parándome para escuchar lo que siento, habiendo entendido que únicamente debo ser lo que realmente soy sin pretender ser lo que no soy o obtener algo que no me pertenece. Me doy cuenta que cuando aceptas quién eres y qué haces eres capaz de sentir la paz y la felicidad de forma más duradera, las situaciones que te provocan dolor las aceptas acogiéndolas e intentando gestionarlas lo mejor posible, sin apegarte y sin rechazar  lo "otro". Porque la vida es eso una sucesión de alegrías y tristezas, de buenos encuentros y desencuentros, de grandes éxitos y malos intentos, de inicios y finales.

¿Y cuál es el objetivo a partir de ahora? El no desear cada vez más y más y optar por una simplicidad para seguir conociéndome, explorando, aprendiendo. Mucho más que acumular "conocimientos" acumular VIDA. Evitar  juzgar, valorar, comparar o competir mirando profundamente las causas, con estabilidad y la máxima lucidez, para darme cuenta de las cosas con calma emocional, sabiendo aceptar mis anhelos, miedos o necesidades. Trabajando mis sensaciones, emociones y pensamientos para ser feliz y sobre todo hacer feliz a todos aquellos que nos rodean, sabiendo lo que es realmente necesario y qué es superfluo. Además de todo ello empiezan nuevos proyectos personales y profesionales que me llenan también de ilusión y que tocará disfrutar al máximo.

Así cierro un círculo, un círculo al que siempre estaré agradecida, bye New Zealand gracias por todo, hello Spain.

Buen fin de semana a tod@s!