jueves, 19 de octubre de 2017

Post del Viernes: ¡Cambia tu vocabulario!

¿Cómo convencerse que la vida es más sencilla de lo que parece?

Hay palabras y expresiones que nos llevan a realizar interpretaciones inútiles y disruptivas que nos alejan de nosotros mismos y de los demás, que nos llevan a buscar aquello que nos diferencia y no lo que nos une, palabras que tendrían que desaparecer de nuestro vocabulario. 

Hay vocablos que la gente escribe, pronuncia con mucha facilidad o que yo misma digo en ocasiones que me hieren, que no aportan sino que únicamente restan, nos empequeñecen y limitan. Son palabras que no me gustan porque mis oídos las rechazan cada vez más  y  mi mente tiende a buscar otras que puedan sustituirlas. Si cambiamos nuestro vocabulario, cambiamos nuestra percepción de la vida. Así me he aventurado a escribir la lista de "substituciones" que intento aplicar...por si puede dar que pensar y "decir"a otros...

Cambia...

Lucha por trabaja
Resiste por persevera
Pelea por participa
Éxito por felicidad
Fracaso por intento...

Todos los hacen por yo quiero hacerlo
Me gustaría tanto por lo intento
Parcela por holístico
Imposición por propuesta
Dócil por crítico
Obligación por deseo
Inmediatez por mejora de resultado
Desgana por pasión
   Copia por integridad
Mala suerte por inconveniente

Porque  Somos...

Somos lo que decimos y expresamos
Somos lo que sentimos
Somos lo que comemos
Somos lo que pensamos

...Pero No lo que hacemos

Buen fin de semana con bonitas palabras para tod@s!

lunes, 16 de octubre de 2017

La FOTO del Martes: Vivimos la vida como la imaginamos...

Vivimos la vida que imaginamos...

Vivimos la vida como la imaginamos y nuestra imaginación e interpretaciones marcan y eligen donde ponemos la atención: interpretar, interpretar y volver a interpretar...

Nuestra actitud mental marca nuestra vida.
Nos familiarizamos con nuestros pensamientos y los acabamos viendo como normales y acabamos preguntándonos:
 ¿por qué no todos piensan como yo?

Acabamos convirtiéndonos en lo que pensamos
y tal como pensamos construimos nuestros mundo.


Así...¿qué hacer?
Eduquemos la mente inestable, aumentemos los procesos de discernimiento y vivamos sin miedo.
"Ataquemos los problemas" a partir de la aproximación directa observando y valorando.
Pensemos e imaginemos cómo queremos vivir.
Soñemos a lo grande...¡porque alguien dijo que somos lo que soñamos!

Photo by Mahesh Balasubramanian 

jueves, 12 de octubre de 2017

Post del Viernes: Cuando se alargan las sobremesas...

Releyendo un cuento de Joan Barril me doy cuenta que cuando te gusta  alargar las sobremesas es que has llegado a la edad adulta. Y es así, el tiempo pasa y lo hace rápido.

Cuando era sola una niña esperaba a que me autorizasen a levantarme de la mesa (hoy algo difícil de entender...eran otros tiempo). Los niños y niñas escuchábamos las conversaciones que mantenían los adultos, algunas veces entendiendo de lo que hablaban y otras veces creyendo que habían cambiado de idioma. No teníamos nada en las manos (ni móviles ni tablets ni mirábamos ninguna pantalla)  mientras padres, tíos, abuelos y amigos hablaban entre sí, mirándose a las caras, riendo o discutiendo, pero dedicando la máxima atención al momento. En aquellas conversaciones oí hablar de literatura, de política, de pintura y deporte, de viajes, de economía...la base cultural que me ayudó a descubrir que el mundo es diverso, complicado y maravilloso a la vez. Después del tiempo de espera que establecían los anfitriones recibías la consigna: Ya os podéis levantar...y dando las gracias empezaba un espacio de juego, de lectura o de televisión.

Ahora soy yo la que espero estas sobremesas con cierta impaciencia...porque se hace difícil tener tiempo para disfrutarlas. Ahora soy yo la que en ocasiones autorizo a los más pequeños a abandonar la mesa. Ahora soy yo la que intervengo en conversaciones que hablan de lo que pasa en el mundo, de los libros que estoy devorando o deseo leer, o del último viaje que me ha marcado y transformado. Ahora soy yo la que escucha con interés una exposición de ideas que me interpela y me invita al discernimiento. Ahora soy yo quien piensa que quizás hablamos en otro idioma.

En las sobremesas vuelvo a ser yo: me relajo, pregunto a los demás como están y expreso cómo estoy yo, qué opinan sobre algún tema. En ellas nacen nuevos proyectos y mueren otros. En ellas las palabras viajan por el aire a veces con suavidad y otras con dureza, las miradas acarician y las risas te hacen dar cuenta de lo sencilla que podría ser siempre la vida. En ellas descubro que aquel que pensaba como yo ahora ya no lo hace interpelándome qué ha podido suceder, valoro las preguntas que me hacen reflexionar, escucho y aprendo con devoción, viajo cerrando los ojos con los viajes que han hecho otros. Me doy cuenta que para poderlas disfrutar sólo se necesita una cosa:  TIEMPO . Tiempo del bueno, tiempo sin prisas, tiempo sin interpretaciones, tiempos con respeto, tiempo de calidad, tiempo de confidencias...

Me gusta empezar con "qué bien volver a estar juntos" y "cómo te va la vida" y finalizar con "esto hay que repetirlo más amenudo"...hasta que alguien vuelve a decir: "Sí, pero falta tiempo".
¡Busquémoslo! Porque esto es lo que yo creo que es realmente vivir ...

¡Buen fin de semana de largas sobremesas para tod@s!



lunes, 9 de octubre de 2017

La Foto del Martes: Asumir la ignorancia...

Asumir la ignorancia ...
No sé qué va a ocurrir
No sé que voy a hacer
No tengo el control
No sé cuando va a finalizar una cosa
No sé cómo me irá
No sé qué pasará
No sé si estaré preparado

Impedimos tantas cosas...
Por controlar
Por miedo 
Por ansia 
Por ego
Por egoismo

Asumir que no tengo que saberlo todo, que no tengo porqué hacer todo bien es asumir que me ignorancia me puede llevar a nuevos lugares que nunca había imaginado, a surfear acontecimientos, a lanzarme sin pensar...
¡Bendita Vida, bendita ignorancia!

                                                                Photo by Rui Caria

jueves, 5 de octubre de 2017

Post del Viernes: ¡Dejar de interpretar!

Uno de los aspectos que más me están costando aceptar desde mi vuelta de New Zealand es darme cuenta de la tendencia que tenemos las personas a hacer interpretaciones. Quizás antes no era del todo consciente, ahora lo soy mucho.

Con tranquilidad y cierta alevosía somos capaces de interpretar lo que hacen los demás llegando a conclusiones que son creadas por nosotros mismos y afirmando cosas que pueden llegar a ser no verdad. Interpretamos sin preguntar, nos atrevemos a interpretar aspectos básicos de la vida de los demás. Sin temor hacemos afirmaciones sobre: cómo es el otro, qué sabe o no sabe hacer, qué necesita, qué puede hacer por nosotros, qué habilidades o conocimientos posee, ...un sin fin de interpretaciones que muchas de ellas son erróneas y que modifican nuestra realidad robando confianza hacia lo que vemos y vivimos.

¿Y si dejásemos de hacerlo? ¿Qué sucedería? La respuesta es bastante obvia: veríamos la vida y a los demás con mucha transparencia a través de una mirada más infantil, más inocente y blanca, desde la gratitud y sin condiciones. Confiaríamos más, no dudaríamos tanto, ganaríamos en tranquilidad, nos desprenderíamos de cargas inútiles, expresaríamos con más naturalidad y seríamos más honestos. Muchas razones para no empezar a intentarlo.

Si dejásemos de interpretar quizás la vida sería más sencilla para todos...

Buen fin de semana sin interpretaciones para tod@s!


lunes, 2 de octubre de 2017

La FOTO del Martes: La VIOLENCIA es injustificable

La VIOLENCIA es injustificable!

La VIOLÈNCIA és injustificable!

VIOLENCE is injustifiable!

NO Más violencia!

Hablemos, dialoguemos, busquemos una solución...porque  el pasado nos enseñó que la falta de diálogo no soluciona nada.
¿Los seres humanos no hemos aprendido nada de todo lo que nos ha sucedido a lo largo de la historia?
Por un mundo donde TODA persona pueda expresarse libremente.
Por un mundo donde podamos opinar TODOS lo que pensemos.
Por un mundo donde la diversidad sume.
Por un mundo sin VIOLENCIA.


jueves, 28 de septiembre de 2017

Post del Viernes: ¿Luchar o Escapar?

El hombre tiene un sistema natural de actuar y este se divide entre una dicotomía: luchar o escapar. En ocasiones optamos por una y en otras por otra, una elección muy ligada a cómo es cada persona, a cómo entendemos la vida o nos entendemos a nosotros mismos.

Hay quien tiende a transformar todo en una lucha. Cuando alguien opina diferente que él: lucha por imponer sus ideas, cuando alguien consigue un objetivo: lucha por copiarlo e intentar mejorarlo para quedar por encima, cuando entrena: lucha contra el reloj o el tiempo que tarda en finalizar los kms que se ha impuesto para estar al nivel del compañero o vecino. En mi opinión esta opción de vida se transforma en algo agotador ya que pierdes mucha energía en cumplir, estar al nivel o protegerte de todo y de todos. Quizás sería mucho más inteligente invertir esta energía en otras cosas. Con esta opción la fuerza la proyectas siempre hacia fuera y llega el agotamiento y la insatisfacción perenne sintiendo que el mundo no te "sirve" o  "todo va contra ti".

Hay otras personas que tienden a escapar: que hay algo que no me gusta, sigo pero mirando hacia otro lado sin encarar, que algo me requiere un grado mayor de esfuerzo, derivo la responsabilidad y huyo para no asumirla. Así tienden a vivir en la realidad de siempre, haciendo lo mismo de siempre, sintiendo lo mismo de siempre, manteniéndose en una zona cómoda, del no riesgo...como siempre.

Así, ¿cuál se convierte en la mejor manera de actuar? ...y tras pensarlo mi respuesta es: ¿Y si no hacemos nada?, quiero decir, ni luchar ni escapar ¿Y si optamos por darnos más tiempo ofreciéndonos la oportunidad para decidir en cada momento o situación sin tender a hacer lo que pensamos que los otros esperan de nosotros o haciendo siempre lo mismo para que nada se tambalee? Actuando así seríamos capaces de aprovechar más cada oportunidad que se aparece ante nosotros, sacarle más partido porque la analizaríamos de forma distinta: sin forzar, sin luchar o huir...

Guardemos las fuerzas para lo que realmente es importante y no luchemos o escapemos de las situaciones que nos hacen crecer como personas para que la vida se amplíe, se flexibilice y se haga más liviana, aprendiendo a amarse, a amar lo que nos rodea, a amar sin luchar o escapar...

Buen fin de semana de VIDA para tod@s!