jueves, 26 de marzo de 2020

Post del Viernes: ¿Qué importancia tiene ahora?

Segunda semana en casa...y el momento más duro a nivel mental cuando el gobierno amplió el periodo de confinamiento...estaba convencida que pasaría pero quizás no preparada. Muchos kms caminados por el largo pasillo de casa para tener "controlada" la mente, ya que creo que es la única forma de superar esto. Sigo trabajando mucho, estudiando, escuchando la radio y podcasts, leyendo...y echando de menos a mucha gente y muchas cosas...como todos.

En ocasiones tengo la sensación de perder la noción del tiempo pero ¿qué importancia tiene ahora?  Si algo ha perdido valor en esta cuarentena es el valor que le otorgábamos al tiempo como lo percibíamos antes. Pienso mucho en las personas que viven todo esto en soledad, pienso en los sanitarios que siguen incansables salvando vidas, pienso en las personas que han perdido su trabajo...pienso en mis padres, pienso en mis hermanas y sobrinos, pienso en mis amigos...

Las sensaciones y sentimientos en ocasiones parecen manifestarse con fuerza y otras veces parecen dormidos, la verdad es que lo prefiero así, creo que los tengo bastante "controlados". Por otro lado, hay cosas que están cambiando... y las que seguro que cambiarán.  Aun estando confinados hemos abierto más que nunca nuestras casas. En las numerosas videollamadas que muchos de nosotros hacemos hemos entrado en casa de nuestros compañeros de trabajo, en la de nuestros amigos, en casas que jamás habíamos pensado entrar y ellos han entrado en las nuestras ¿Y qué? Parece que no nos importe perder esa "privacidad" que hace unos días era tan importante. En las ciudades los balcones se han convertido en uno de los bienes más preciados. Salimos a ellos para coger aire en los momentos que sentimos más agobio, saludamos a nuestros vecinos que hasta ahora no sabíamos que existían  cuando a las 20.00h aplaudimos con entusiasmo a los verdaderos héroes de todo esto, los sanitarios que siguen al piel del cañón mientras que los políticos se pelean unos con los otros, ¿cuándo estarán a la altura de la sociedad?. La mayoría salimos a los balcones con ropa deportiva o de estar por casa y nos interesa bien poco que nos vean. En las casas ya no se bajan las persianas o se corren las cortinas, todo parece mucho más accesible. El sentirse cerca de los demás quizás nos hace sentirnos menos confinados ...

Es curioso que en muchas entrevistas que he escuchado o leído estos días y a partir de conversaciones con amigos constato que mucha gente afirma que este "cambio de vida" le está haciendo replantearse la suya. Quizás el no movimiento nos ha hecho ver que quizás teníamos un exceso.  Quizás nos damos cuenta que habíamos perdido en muchas ocasiones el sentido del por qué y el par qué, quizás... Soy de las que opinan que replantearse las cosas nunca es negativo. ..quizás deberíamos hacerlo todos.Seguiremos pensando sobre ello...

Buen fin de semana para tod@s...y mucha, mucha fuerza y paciencia!


jueves, 19 de marzo de 2020

Post del Viernes: Gestionar y convivir con la incerteza...

Si hace una semana nos hubiesen dicho a todos que estaríamos confinados en casa por el bien individual y colectivo creo que no nos lo hubiésemos creído. Pero es así y este es el primer paso para seguir hacia delante: aceptar que el Coronavirus nos obliga a estar en casa.

Una vez asumido que no puedes salir...¿qué hacer? ¿cómo adaptarse a esta difícil situación?

Este post no quiere convertirse en "consejos extensibles para los demás" (esto lo dejo para el seguimiento psicológico que hago "profesionalmente" ). Me apetece mucho más hablar de cómo lo estoy viviendo yo y explicar qué hago para adaptarme a esta "inesperada" situación.

Ahí van algunas reflexiones...por si a alguien le pueden servir por su identificación...:

- El no poder "controlar" esta nueva situación ha provocado en mi diferentes sentimientos: enfado, impotencia, cierta tristeza y desánimo, ganas de reír por situaciones absurdas... no he sentido miedo. Aceptar todo lo que siento es el primer paso para procesarlo sin analizar nada más.

- Marcar un horario diario me ha ayudado a  "controlar" mi mente. Yo he decidido seguir el que llevo habitualmente. Levantarse a la misma hora 4.15am, café y trabajo de tesis hasta las 6.00, deporte (adaptado en casa) y a las 8 empieza la jornada de trabajo, activación física de 14.00 a 15.00, comida, vuelta al trabajo hasta las 18.00, tercera activación, tesis o escritura, trabajar en futuras colaboraciones, terapias y hasta la cena. Después lectura, conversación y poco más... a dormir. A mi esta organización me tranquiliza, me da seguridad, me ayuda a moverme y a seguir disfrutando como lo hago habitualmente. 

- Sigo sin ver la televisión. La radio se ha convertido, como hace 15 años, una más de la familia.

Sentir que estoy "conectada" con los más cercanos me hace sentirme más serena. Mi hermana mayor nos retó a  "un challenge familiar" que consiste en enviarnos una foto diaria de todos los de casa siguiendo una orden concreta. ¿Parece banal verdad? pues se ha convertido en una forma de acabar con una sonrisa.

- Durante estos días he dicho muchas veces te quiero de forma virtual y me he sentido querida.

- He sentido "envidia" de aquellos que tienen en casa una bicicleta estática o una cinta para correr, una gran terraza o jardín. Reconozco que mi vida sin deporte se hace muy dura. Me he sentido egoísta porque sé que hay mucha gente que lo está pasando mucho peor que yo.

- En mis caminatas por casa pienso, escucho la radio y podcast en inglés ...Estos paseos me activan y me dan "vida". Me ayudan a pensar en cosas que hace mucho tiempo que no pensaba intuyendo algún replanteamiento para cuando todo esto acabe. Algunos empieza desde hoy...

- Sentir que todo el mundo está pasando por la misma situación me ayuda a no sentirme tan confinada. Mal de muchos...

- Pienso mucho en las familias que tiene a algún familiar afectado por el Covid-19, en  aquellas que tienen algún integrante en casa al que le cueste más llevar esta situación...el cuidado de la salud (física y mental) estos días se convierte en lo más importante.

- Me acuerdo especialmente de los padres con niños con algún tipo de necesidades específicas a los que explicarles qué sucede y hacer que estén en casa "tranquilos" se ha convertido en una agonía: niños con autismo, TDAH, incapacidad, parálisis cerebral...

- Me emociona escuchar todas las iniciativas solidarias que han aparecido para ayudar a los que más padecen estos días, entre el vecindario, para parar el virus...¡el ser humano puede ser maravilloso!

- Me he sentido triste e imponente por haber perdido la beca de investigación en la que había trabajado mucho durante todo un año...pero no pienso tirar la toalla y ¡volveré a luchar por ella!. También por las anulaciones de algunas de las pruebas deportivas en las que estaba apuntada, la primera la Maratón de Londres...seguiremos entrenando para cuando pueda ser y podemos volver a correr por la calle.

- Hecho de menos salir a correr, nadar, escuchar y ver futbol, ver a mis amigos y compañeros de trabajo, pasear por la ciudad,...

¡Parece que haya pasado un siglo cuando todo era normal...! Pero ganaremos a esta gran dificultad y para ello #yomequedoencasa...espero que tú también! Es fundamental que todos lo hagamos. Gracias a los sanitarios, personas que trabajan en los comercios que están abiertos, a los cuerpos de seguridad por el trabajo que están haciendo...
Saldremos de esta dura situación, lo sé, lo siento...y si a alguien puedo ayudarle aquí estoy para hacerlo! 
Buen fin de semana confinado para tod@s!

jueves, 12 de marzo de 2020

Post del Viernes: Esto de vivir debería parecerse a...

Dicen, 

Que muere el que no viaja, quien no lee, quien no escucha música, quien no haya encanto en sí mismo...



Pablo Neruda

Así, atendiendo a lo que otros dicen y lo que yo pienso y siento esto de vivir debería parecerse a:

- estar y sentirse vivo
- respetar que todos somos diferentes
- sentir que la bondad está por encima de la envidia y la prepotencia
- contarnos historias que no nos lastimen
- unirse a compromisos que nos muevan por dentro
- sentir que la diferencia suma
- volar muy lejos para sentirse muy cerca
- vivir sin miedo
- sentirnos muy pequeños pero seguir caminando
- romperse y volverse a recomponer
- leer sin entender para descubrir que todo tiene sentido
- emocionarse con una melodía que habla de vosotros
- aprender caminando
- soñar, soñando
- respeto versus respecto
- escuchar más y más callar
- asumir que siempre hay clases
- saber mirar sin interpretar
- interpretar sin querer juzgar
- construir sin abarcar más de lo que sientes
- caminar siempre hacia delante
- ofrecer sin esperar
- esperar sin ofrecer nada a cambio
- el método no es sinónimo de rigidez
- el prestigio excesivo mata
- lo ilógico muchas veces te hace soñar
- para respetar hay que respetarse
- autorizar no es obligar
- los juicios y prejuicios ensucian
- respeto, respeto, respeto...

vivir debería parecerse a esto...
Buen fin de semana a tod@s! 

jueves, 5 de marzo de 2020

Post del Viernes: ¿Tienen precio los sueños?

¿Tienen precio los sueños? ¿Qué precio le pondrías a tu gran sueño 1000, 100000, 1000000000 euros? 
Atrévete...


¿Pueden los demás poner precio a tus sueños? ¿Establecer lo "importante" que son para ti o decirte si puedes intentar conseguirlos?

Hace unos días tuve una conversación muy interesante. Una persona me decía que esto de tener "sueños"  por cumplir es una moda más, que la vida es otra cosa, que llega una edad que tienes que darte cuenta de que las cosas son muy complicadas y que vale más ir por la vida con una actitud más de "sobrevivir" que de "soñar". No puedo negar que realmente esta conversación me ha impactado y le he dado vueltas durante mis entrenos matutinos. ¡Y yo atreviéndome a tener sueños con 44 años!

Respeto absolutamente esta visión de la vida pero no la comparto. También me alejo de la idea de que "todo es posible si le pones ganas y trabajas para ello" porque creo que no es real. Me decanto más por pensar que hay muchas cosas por hacer y sueños por cumplir (yo por lo menos los tengo), pero que deben ajustarse a tus posibilidades, edad, salud, condición física y preferencias personales...pero estoy convencida que tenemos derecho a soñar a lo grande.
Yo a mis sueños les pongo un precio altísimo por la importancia que adquieren en mi vida y en todo lo que hago...pero no obligo a nadie a que lo viva como yo.

Muchos de estos sueños han dejado de serlo: algunos porque los he conseguido, otros porque han perdido  importancia y estoy convencida que otros han caído en el olvido. Detrás de los "conseguidos" he tenido que "pagar un coste muy alto", no siempre en dinero pero sí en esfuerzo, horas dedicadas, constancia, renuncias... la cantidad en euros sería altísima
Me permito pedir dos cosas: a tener siempre "sueños" y la segunda pediría a toda persona que lea este post que nunca se ría del sueño de otra persona...no gana nada....y podría llegar a perder mucho; por supuesto no es una amenaza, es una recomendación...

Buen fin de semana a tod@s!

jueves, 27 de febrero de 2020

Post del Viernes: Dicen que algunas palabras se las lleva el viento...

Dicen que algunas palabras se las lleva el viento ...pero otras quedan para siempre en nuestra cabeza. Cuando de ellas puedes hacer una valoración positiva te nutren y te empoderan. Cuando no es así, te pueden llegar a lastimar y hasta hundir.
Las que llegan con el propósito de hacerte daño suelen instalarse en la mente y se dedican a dar vueltas y más vueltas robándote la fuerza y la energía. Sin que nos demos cuenta se van apoderando de nuestra capacidad de elección, de nuestra pasión por lo que hacemos y, casi riéndose en nuestra cara, nos expresan que no tienen ninguna intención de marchar. Estas palabras parecen estar envenenadas y tienen el poder de trastocarte, de hacerte perder el equilibrio a unos niveles que sientes que tu mente se vuelve loca y empiezas a verlo todo de forma distorsionada y te va llevando, casi de forma sonámbula, hasta un estado a quien nadie le gustaría estar ni caer.

Pero otras veces, las palabras curan, te engrandecen y hacen que tu vida sea mucho mejor ¡Con esas hay que quedarse! Con las que te llenan el alma, las que te recargan de energía, las que conectan directamente con lo que eres y no tanto con lo que haces, con las que te devuelven las ganas de soñar a lo grande.


Tengo el privilegio de estar desarrollando un trabajo (no cargo) que me permite hablar con muchísimas personas durante la semana, personas muy diferentes por su lugar de residencia, edad, formación, tendencia política...me encanta escucharlas y aprender de ellas, interpretar sus palabras y sus gestos, entender otros punto de vista, enfoques y perspectivas que aunque no coincidan con los míos me ayuda a entender el mundo de otra manera...y esto me lo permite las palabras.

¿Y si fuésemos capaces de hacer desaparecer las palabras que pesan, que ensucian y contaminan nuestra mente? Palabras que generamos nosotros mismos u otros nos lanzan como dardos que nos lastiman. Substituyamos las palabras por vocablos que limpien y fortalezcan, refuercen...y si no encontramos estas palabras disfrutemos de más silencios, más pausas, más miradas, más abrazos...en definitiva, de más vida.

Buen fin de semana lleno de palabras bonitas!


jueves, 20 de febrero de 2020

Post del Viernes: ¿Crees en las casualidades?

¿Crees en las casualidades?

Yo no, y lo digo con rotundidad. Creer en las casualidades en mi se traduce a estar esperando. ¿Y si girásemos la frase? ¡Nada pasa por casualidad! Con esa sí que estoy totalmente de acuerdo.
Con el paso de los años estoy cada vez más convencida de que las cosas suceden porque te están esperando. A veces te sorprenden y ¡mucho.! Llegan cosas que jamás no habías imaginado, aparecen personas que te cambian la vida, vives experiencias que nunca hubieses planificado.
Si miro hacia atrás ¡cuántas cosas podría explicar "que no han pasado por casualidad"!:

- No es casualidad haber nacido en la familia que me ha visto crecer.
- No es casualidad haber estudiado carreras relacionadas con la educación cuando quería ser periodista.
- No es casualidad haber querido a quien lo he hecho.
- No es casualidad tener los amigos que tengo.
- No es casualidad haber vivido en los países en lo que lo he hecho.
- No es casualidad estar investigando sobre la alta capacidad.
- No es casualidad estar escribiendo este post.

La vida da giros, a veces llegan sin que estés preparado, otros los eliges tú...y algunos se convierten en un inicio o en un final...tu eliges. La casualidad no existe y la suerte quizás la tenemos sobrevalorada.

Cuando decidimos hacer una cosa y la realizamos un sin fin de elementos se ponen en funcionamiento, se auto conectan y a veces pasan cosas maravillosas. ¿Alguna vez te ha sucedido que has cambiado de camino cuando te dirigías al trabajo y te has encontrado con alguien que hacía mucho tiempo que no veías? ¿Alguna vez has viajado a otro país del mundo y en él has podido conocer a personas que se han convertido en "imprescindibles" para tu futuro"?...Yo a esto no lo considero una casualidad, le llamo regalos de vida..¡y puedo decir que he tenido muchos!.Pero ¿por qué ocurre? Estos "regalos" que la vida está dispuesta a hacerte no lo hace porque sí...para ello tienes que estar en "movimiento". 

Detrás de un ¡Qué casualidad! ¡Qué suerte tienes! hay:
Determinación
Cambio
Trabajo
Motivación
Sacrificio
Disciplina
Ilusión
Modificación
Intentos fallidos
Elección
Cabezonería
Dudas
Pasión
Planificación
Inconsciencia
Procesos
Determinación

¿Aun sigues pensando que las cosas pasan por casualidad? 
Buen fin de semana llenos de "casualidades" para tod@s!

jueves, 13 de febrero de 2020

Post del Viernes: NO estoy dispuesta

NO ESTOY DISPUESTA...

A pensar 
que no hay camino
que no puedo equivocarme,
que no me permitan ser diferente,
que ya es demasiado tarde,
que la educación no puede romper fronteras,
que el respeto pueda ganar al abuso y la arrogancia.

No estoy Dispuesta 

A permitirme sentir
que no puedo querer como lo hago,
que el mundo es peor que hace unos años,
que el alma se hace más pequeña por la falta de caricias,
que estamos de paso.

No estoy Dispuesta 
A creer
que el futuro que le dejamos a nuestros hijos y alumnos será mucho peor,
que el odio gobierna el mundo,
que el amor y el compromiso han pasado de moda,
que el respeto es antiguo,
que el primer paso siempre es intentarlo.

No estoy Dispuesta 
A aceptar
 responsabilidades que otros no quieren asumir,
pesos que ensucian el alma,
pensamientos que te dicen que ya es demasiado tarde,
la ignorancia y la arrogancia,
gritos o quejas que no son para mi,
 conflictos sin solución,
que la felicidad la merecen solo unos  pocos.

Estoy dispuesta
a vivir libremente,
a soñar a lo grande,
a viajar para seguir aprendiendo,
a leer para abrir mi mirada,
a pensar que existe gente maravillosa,
a sentir que todo el mundo tiene derecho a ser feliz,
a correr hasta que me canse.

Buen fin de semana a tod@s!