lunes, 22 de enero de 2018

La FOTO del Martes: BAILAR con la VIDA

BAILAR CON LA VIDA...
Aliarse con ella, 
una vida...
 que nos invita a movernos,
 a seguir su ritmo y sus pasos ,
a aliarnos con lo que suma,
a saludarle cada mañana,
y agradecerle por todo lo recibido antes de ir a dormir.
A focalizarse en lo que queremos
olvidando lo que importa,
lo que no aporta nada por su nulo valor.
Esto es todo, nada más aceptar y bailar disfrutando...
Escucha su ritmo, sigue sus pasos...

Dancing with the moon, 
Islandia
Photo by Andrew George
National geographic

jueves, 18 de enero de 2018

Post del Viernes: ¿Y si dejas de poseer?


¿Y si dejásemos de poseer? , ¿qué sucedería?

Y no me refiero a posesiones materiales, me refiero a todo aquello que intentamos retener sin dejarlo pasar, sintiéndonos amos y señores y con la sensación de que si lo dejamos de hacer dejamos de controlarlo. Estoy pensando en los juicios, en las aportaciones condicionadas, en las creencias limitadoras, en las exigencias auto-impuestas, en las ideas grises que nos acompañan y hacen que vivir a veces se convierta en algo pesado y denso. Reflexiono todo esto porque me sigue impactando escuchar frases que repetimos sin ninguna intención pero que nos limitan. Frases como: ¡Yo siempre lo he hecho así y ahora no voy a cambiar!, o ¡esto debe hacerse así porque es la única forma! o ¡los cambios cuestan y cambiar es imposible! ¿Qué se esconde detrás de todas ellas? ¿miedo? ¿falta de conocimiento personal?

Tendemos a poseer momentos y formas de hacer que nos limitan, nos encajonan y hacen que limitemos a terceros. El miedo, el cansancio o el sentirse acomodado nos hace tender a tener  un visión demasiado sesgada y particular de las cosas. Pero, ¿y si lo viésemos todo desde una visión y emoción más neutra? Cuando digo neutra no quiero decir pasota sino parcial y libre. Creo que nos permitiría acostumbrarnos a nuevas ideas y situaciones sin categorizarlas, sin darle más importancia de la que tienen, sin querer dar porque sé que el otro da sino porque quiero hacerlo...

Con ello cambiaría la "versión" que pretendemos ofrecer al mundo,  que vendemos a los demás, ya que podríamos ser capaces de llegar a nuestra esencia, descubriendo todo nuestro potencial, aceptando quién somos, con naturalidad y respeto. Porque dejar de poseer es alejarse de tendencias, de frases ya hechas, de suposiciones o obligaciones pudiendo disfrutar de la vida viviéndola desde la experiencia del presente, un presente que si no lo aprovechamos ya no volverá nunca más.

Porque por muy duro o extraño que parezca la vida se transforma en atreverse es vivir, sólo eso.

Buen fin de semana para tod@s!

lunes, 15 de enero de 2018

La FOTO del Martes :El pensamiento se apodera de la VIDA

La realidad es siempre anterior al pensamiento. 
Éste llega después, intenta capturar una realidad que es completa 
y convertirla en un relato relato que es siempre incompleto.

El pensamiento se apodera de la VIDA e intenta demostrar que le pertenece 
poniéndole un discurso personal y limitado con el que nos identificamos 
y así dejamos de asombrarnos ante el hecho de que la VIDA suceda por sí misma.

Yo no soy el relato de mi VIDA.
Soy únicamente lo que sucede en este momento.
Lo que soy es idéntico a la VIDA tal como aparece ahora,
lo mismo que el océano es siempre idéntico a sus olas.
Puede que seamos distintos en apariencia, pero nuestra esencia es la misma.
#hablarsinlanecesidadquelosdemásentiendan
Texto y dibujo by @PatRoFe

jueves, 11 de enero de 2018

Post del Viernes: Dejar de ser "almacenes de dolor"

 Ya están aquí las esperadas rebajas para muchos. Las tiendas y centros comerciales se llenan de gente deseosa de comprar todo aquello que creen que necesitan. Otros aprovechan por dar una vuelta y volver a casa pensando que ya lo tienen todo.

Estos días pensaba que en muchas ocasiones las personas nos convertirnos en Grandes almacenes de Dolor. Como las mejores tiendas en esta época del año, hemos acumulado "productos" dentro de nosotros y muchos de ellos impregnados por el "miedo". Los guardamos dentro y los clasificamos por materias: primera planta miedo a lo nuevo, segunda planta miedo a lo que dicen o piensan los demás de nosotros, tercera planta miedo a no estar a la altura, cuarta planta miedo a que los demás sean mejores, quinta planta miedo a que se den cuenta que no lo sabemos todo...y así nuestro interior se va  contaminando y haciéndose cada vez más débil llegando al último piso dedicado al  producto estrella: planta dedicada al "miedo a vivir".


¿Por qué pasa esto? Yo creo que es porque nos aterran muchas cosas porque no podemos controlarlas, porque la vida (que es la que manda, nuestra gran jefa) no nos permite  hacer en cada momento lo deseamos o creemos necesitar y esto nos lleva a hacer temerosos y a vivir en un continuo enfado fuera de control..

Este miedo vive en plantas inter-conectadas donde  entra y nunca más quiere volver a salir. ¿Por qué no aprovechar el inicio del año para deshacernos de él? Vendamos a precio de ganga el miedo, el desconsuelo, el daño, la pena y el congojo, el tormento y la angustia, la comparación... Vivamos casi desnudos, de la forma más sencilla posible, sin pesos inútiles. 

¿Cómo conseguirlo? Pienso que podemos hacerlo en el momento que descubrimos que no existe miedo o dolor sin una idea asociada, cuando nos damos cuenta que somos ya personas completas, cuando aprendemos a querernos y a respetarnos viviendo más libres y más ilusionados...ahora sólo falta atreverse...

¡Buen fin de semana a tod@s de conocimiento personal y liberación!

lunes, 8 de enero de 2018

jueves, 4 de enero de 2018

Post del Viernes: Para este Año Nuevo ya sé lo que NO QUIERO

En estos días, muchos son los propósitos que las personas nos hacemos para nuestra vida personal, familiar, profesional y social. Nos animamos a escribirlos y a contárselos (si nos vemos más seguros con su definición) a los que tenemos más cerca. Estos días recordaba los "buenos propósitos" elegidos para años anteriores y me parecen algo lejanos y caducos. Este recuerdo me ha llevado a pensar: ¿tanto he cambiado? Creo que sí y me gusta. La formulación de los actuales, para este año 2018 ya estrenado, me constata que ya no soy la que era hace unos años ni tan siquiera hace algunos meses. Este año tiendo a una formulación de pocos objetivos pero muy focalizados en mi persona, porque si soy capaz de cumplirlos, influirán directamente en mi vida personal y profesional.

Me apetece compartir no estos propósitos, que quizás poco pueden interesar a los que pasan por este blog, sino todo aquello que NO deseo para este año. Definir lo que no queremos también ayuda a concretar lo que sí anhelamos.

Para este 2018 No quiero:
Vivir con miedo.
 Permitir que otros me limiten con sus inseguridades.
No respetarme y que los otros tampoco lo hagan.
Perder experiencia de presente.
Negar mi potencial en base a la idea que tengo de yo misma.
Abandonar cualquier versión de las que forman mis cualidades.
Dejar volar ideas estrambóticas que me limiten.
Permitir acostumbrarme a nada que entorpezca mi crecimiento.
Tender a categorizar o juzgar.
No aportar todo aquello que pienso.
Perder el tiempo con cosas que no me interesan.
Escuchar historias que no aportan nada positivo para nadie.
Tener que vivir experiencias que no elijo y que otros pretenden elegir por mi.
Comer carne ni pescado siguiendo ser vegetariana.
Dejar de viajar aunque algunos crean que no es necesario.
Olvidar que estoy VIVA y que sólo se VIVE una VEZ.
photo by National Geographic
Así en este post sólo me queda desearos a tod@s un feliz y espléndido año nuevo...repleto de todo aquello que deseáis. Yo le pido mucha SALUD para todos y lo otro me encargo yo de trabajarlo y conseguirlo. Por un año lleno de muchos posts que nos hagan pensar y disfrutar. Gracias a tod@s por volver a estar por aquí...

lunes, 1 de enero de 2018

La FOTO del Martes: La piedra y el hombre

La piedra y el hombre
El distraído, tropezó con ella.
El violento, la utilizó como proyectil. 
El emprendedor, construyó con ella.
El campesino, cansado, la utilizó asiento.
Drummond, la poetizó.
David, la utilizó para derrotar a Goliat.
Michelangelo, le sacó la más bella de las esculturas.

En todos los casos la diferencia no estuvo en la piedra, sino en el hombre.
El año, el trimestre, la semana, el día, la hora que vienen son los mismos para todos.
Depende de nosotros lo que hagamos de él.

(texto recibido por Whatsapp)
Esferas de Moeraki
Dunedin, New Zealand
Photo by www.vistalamar.es