lunes, 24 de septiembre de 2018

La Foto del Martes: Y siguen en el Mediterráneo...


Y siguen en el Mediterráneo,
y siguen perdiendo la vida buscando un futuro mejor.
Y siguen allí, a la deriva.
Y siguen muriendo niños, mujeres, hombres, ancianos...
¿qué hacer cuando llegan a puerto?
¿cuál va a ser su futuro?
¿realmente tendrán una nueva oportunidad?

Lo único que puedo hacer yo es volver a correr...
¿Te apuntas?
"Tenemos un largo camino por recorrer, corrámoslo juntos"

jueves, 20 de septiembre de 2018

El Post del Viernes: Todo aquello que no hice ...

Esta semana tenía una conversación con una joven que ha decidido estudiar un trimestre fuera de su ciudad de residencia. Me expresaba sus nervios por la experiencia que iba a iniciar pero también su ilusión y las ganas de ver otras cosas, de conocer, de mejorar la  lengua del país que le acogía.. 

El ser humano tiende a dejar de hacer muchas cosas por miedo. El miedo se presenta bajo muchas formas, producto de nuestros pensamientos y nuestras proyecciones imaginarias. ¿Quién no ha tenido miedo alguna vez?  ¿Quién no ha sentido ansiedad, frustración, disgusto, vergüenza o envidia debido a temores o situaciones que nunca jamás acabaron sucediendo?

Pensar en el miedo y de nuevo mirar hacia ell pasado, me ha llevado a recordar aquellas cosas que dejé de hacer (por motivos tan diferentes como pueden ser los personales, los económicos o los laborales...). Escribo estas "renuncias" y creo que en estos momentos actuaría de forma muy diferente a como lo hice. Hoy soy consciente que nadie ni nada, ni el miedo por supuesto, puede hacer de dejemos de vivir como deseamos. Que "arriesgar" es vivir intensamente. Que el equivocarse es parte fundamental de todo aprendizaje.

Renuncias del pasado...

- Ir a estudiar en el extranjero cuando estaba en la Universidad.

- Practicar una variedad más amplia de deportes.

- Aprender más idiomas.

- Hacer la carrera de Filología Hispánica y Periodismo.

- Vivir más tiempo en el extranjero.

- Expresar los sentimientos sin ocultarlos.

- Dejar de expresar por miedo a ser juzgada.

- Plantar cara más radicalmente ante aquello que no veía correcto.


Si la felicidad es el resultado de las acciones ¿a qué estamos esperando?
Buen fin de semana sin renuncias a tod@s!



lunes, 17 de septiembre de 2018

La FOTO del Martes: ¿Alegría o felicidad?

Cuando la alegría no es solo sensorial sino también mental, la sensación de satisfacción es mucho más profunda y duradera. 
Por eso, es un acierto prestar más atención a la alegría que a la felicidad desde un punto de vista de la mente. No solo al placer físico, sino a la satisfacción de esta última. 
Ahí es donde reside la verdadera alegría.


jueves, 13 de septiembre de 2018

El Post del Viernes: Retro-visión sobre el verano...


Y parece que el verano  llega a su fin y yo soy del tipo de personas a la que le cuesta decirle adiós porque preferiría que se alargase un poco más. Me gusta el verano, el calor, la luz, me gusta su ritmo, las oportunidades que me ofrece...

No quiero que se interprete de que me quejo por volver a trabajar porque tengo la inmensa suerte de dedicarme a algo que me apasiona y me hace feliz,  me considero una privilegiada de poder participar y dirigir en diferentes proyectos muy distintos entre ellos que me motivan y me hacen aprender nuevas cosas. Pero el inicio cuesta, hay que darse tiempo, respetar una aceleración de casi de 0 a 1000 y tener paciencia para que la mente se vuelva a re-situar y vaya cogiendo ritmo.

Me gusta mirar al pasado, creo que con el paso de los años lo hago con paz y también con cierta añoranza. Esta semana he intentado hacer memoria y  escribir un listado sobre todo aquello que relaciono con los veranos de mi infancia. El hacerlo me ha hecho sonreír y recordar momentos escondidos en mi memoria que he recuperado con respeto y ternura. ¡Qué mejor forma de dar la bienvenida al otoño !

Los veranos de mi infancia estaban llenos de...

- Tardes de pesca en la playa mientras mi padre pescaba y mi madre leía.

- Bocadillos de tortilla después de pasar muchas horas en el agua jugando con las olas y mis hermanas.

- Bañadores llenos de arena después de unos buenos revolcones.

- Jugar a las "matrículas" (suma de dígitos) cuando hacíamos largos viajes en coche con la familia cantando Enrique y Ana.

- Días de campamentos disfrutando de la montaña y la adolescencia.

- El sol cuando acariciaba mi cara sentada en la puerta de casa de mi abuela mientras merendaba.

- Los helados "negritos", los "polines" y la limonada casera.

- Las largas conversaciones en el balcón de casa con mis hermanas.

- Las horas sentada en el sofá viendo las series de "Santa Bárbara" y "Verano azul".

- Las deliciosas manzanas que compraban mis padres de vuelta a casa después de un día en la playa.

- Las excursiones por la montaña cogiendo moras y madroños.

- Los cientos de libros leídos desde que empecé a leer a los 3 años...

Recuerdo que te tocan el alma... ¡Ojalá que siempre podamos disfrutar de ellos! ¿Cuáles son los tuyos?

Buen fin de semana a tod@s!

lunes, 10 de septiembre de 2018

La FOTO del Martes: O-B-J-E-T-I-V-O-S

Dicen que en la vida o tienes objetivos
o perteneces a los objetivos de los demás.
(Xesco Espar)
Me inclino por la primera opción,
 si es por convencimiento,
porque decides el camino a seguir,
sin imitaciones,
sin presiones,
sin interpretaciones,
sin temores.
Que cada cual opte por el suyo...
únicamente consiste en seguir caminando.

jueves, 6 de septiembre de 2018

Post del Viernes: Complementariedad e interdependencia

Cuando nos damos cuenta de la importancia de la complementariedad y la interdependencia en nuestras vidas todo adquiere mayor sentido, ¿no lo crees así? 
Nuestra vida no sería la misma, no pensaríamos ni actuaríamos como lo hacemos si antes no lo hubiésemos aprendido de otros seres humanos. Aprendemos a SER a través de otras personas, a partir de lo que vivimos y de cómo sentimos...¡Este hecho me parece maravilloso! 

La interdependencia nos lleva a descubrir que todo lo que hacemos influye en nuestra vida  y en la vida de los demás, que todos acabando siendo un poco como son los que nos rodean, que todos somos "uno". Así, si nos aventuramos a planificar nuestro día a día en beneficio de nuestro crecimiento personal y emocional y en SER lo somos esto también  beneficiará a y en los demás y todo adquirirá un mayor sentido.

Entonces, optemos por atrevernos a estar abiertos a todo aquello que nos complemente, nos una, nos haga más sabios, más lúcidos y seamos capaces de crear interdependencias positivas que nos "empoderen" como punto de abertura a todo aquello que esté por venir.

¡Feliz, complementario y interdependiente curso para tod@s!