lunes, 11 de abril de 2016

Visual Thinking Life: Educación personalizada, por una educación en colores...

Educar no es una tarea fácil . La Educación cambia,  se transforma, exige, demanda. En ella surgen nuevos retos, nuevas propuestas y propósitos, nuevas consignas y nuevos problemas a resolver, cada día, sin parar. De ella todos opinan sin concretar cuáles son los mejores caminos a seguir. Un debate abierto desde hace siglos que nadie se atreve a dar por finalizado.

Pero ¿Es posible educar con calidad? ¿Es posible hacerlo para que sirva y facilite el futuro? Rotundamente ¡¡¡SÍ!!! ¿Cómo? Personalizando la Educación.

La Educación no responde a una cuestión de cantidad, sino de calidad. No educamos mejor por la cantidad de recursos materiales o económicos de los que disponemos sino por la ilusión, el trabajo bien hecho y la pasión que ponemos en ello.

La Educación Personalizada es un concepción educativa que me lleva a pensar que otro tipo de educación es posible. En ella el docente cede su protagonismo al alumno. Esta personalización educativa se da dentro del aula, en el trabajo diario y permite el desarrollo intelectual y emocional de cada niño y joven. El profesor trabaja como agente de cambio siendo capaz de crear y encontrar espacios de intercambio con sus alumnos y con el resto del cuerpo docente, trabaja en equipo con ellos y sus familias, posee la habilidad para establecer vínculos con la realidad donde el discente y él viven y crecen. El profesor no individualiza la enseñanza y el aprendizaje, huye del individualismo y favorece que los estudiantes construyan los conocimientos por ellos mismos. Respeta el ritmo personal de aprendizaje de cada alumno planteando objetivos individuales y utilizando aquellos recursos metodológicos activos que permitan potenciar la reflexión, la innovación, el talento y la responsabilidad de cada estudiante. Evalúa para asesorar no para penalizar. El docente camina, acompaña, asesora, acoge, respeta y confía en las capacidades de sus alumnos... sintiendo que no tiene la verdad absoluta.
El alumno pasa a ser el centro y el actor principal de su desarrollo y proceso de aprendizaje.  Es un ser único, irrepetible, con necesidades educativas personales.  Es un ser humano autónomo y libre, abierto al mundo, con ideas, valores y sueños. Aprende a pensar y vivir deseando conseguir sus objetivos con ilusión y motivación para abrirse al mundo y vivir la vida intensamente siendo capaz de transferir lo que aprende en el aula a los contextos donde interactúa.

La Educación Personalizada nos ofrece la oportunidad de creer y pensar que otro tipo de educación es posible. ¿Por qué desaprovecharla? Por una educación simplemente más personal.

4 comentarios:

  1. Estoy de acuerdo con todo lo que dices muy especialmente en lo de tu elección de ser protagonista de tu propia vida.
    Creo que todo lo que se insista en este punto siempre será poco ya que ES MUY IMPORTANTE PARA LA PROPIA PERSONA Y PARA TODA LA SOCIEDAD QUE CADA UNO ASUMAMOS EL DERECHO, que también es un deber, DE RESPONSABILIZARNOS DE NUESTRAS DECISIONES y de la tarea de crecer en esa singularidad, identidad, autonomía, creatividad e intrínseco y profundo carácter social que nos caracterizan como seres humanos. Solo las personas que aspiran a ser más libres cada día (no más independientes, sino más capaces de tomar voluntariamente buenas decisiones) pueden hacer florecer una sociedad más libre, justa y humana en la que se pueda percibir, valorar y disfrutar, con más claridad el don de la vida.
    ¡Personalicemos la educación y la sociedad!
    Saludos muy cordiales,
    JF

    ResponderEliminar
  2. Maravillosa reflexión y aportación...Asumiendo nuestra responsabilidad será posible.¡Personalicemos la educación y la sociedad!

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno Iolanda. Gracias por este texto lleno de sensatez.

    ResponderEliminar