jueves, 24 de junio de 2021

Último Post del Viernes: Hacer predicciones es muy difícil, especialmente sobre el futuro.

Hacer predicciones es muy difícil, especialmente sobre el futuro.

En ocasiones sientes que ha llegado el momento de  ir cerrando cosas porque la mente te dice que necesita con urgencia un respiro. Cuando estuve en Nepal aprendí que sus banderas, que estaban colgadas en casi todas las casas o templos. tenían 5 colores porque representan los elementos del budismo: el cielo, el agua, el fuego, el aire y la tierra. Hoy miraba la que compré allí y que tengo colgadas en casa con la sensación que su movimiento simboliza que todo llega y todo pasa, que todo tiene un inicio y un final. Hoy las miro y pienso en Emma Roca, la ultrafundista, ingeniería biomédica, bombera, conferenciante, escritora y sobre todo una persona que era "pura vida" que nos dejó hace solo una semana.  Se ha ido demasiado pronto: por ella misma, para sus hijos y pareja, para su familia y amigos y para todos los que la respetábamos y valorábamos. Cuando hice mi primer reto con Josef Ajram para conseguir dinero para los pequeños con cáncer de la casa de los Xuklis https://afanoc.org/ escribí a Emma. No tardó en animarme a tirar el reto hacia delante y todo los retos que pasasen por mi cabeza. Emma era pura fuerza y vida. ¡Cuántas veces he hablado, la he escuchado en sus ponencias y he pensado en ella mientras trabajaba en mi doctorado! Nuria, nuestra amiga del Montsey, también nos ha dejado demasiado joven.  Cierro los ojos y recuerdo su fuerza cuando hablaba de educación y del respeto por la naturaleza, cuando nos preparaba infusiones con las plantas aromáticas que había alrededor de su casa. Odio el cáncer. Odio los ictus. Odio todo aquello que provoca la muerte porque da igual la edad que tenga la persona.

No ha sido un año fácil para muchas personas. Muchas tenemos el sentimiento de haber perdido muchas cosas: seres queridos (lo más duro), oportunidades de trabajo, tiempo, sueños. Y perder nos hace daño porque nos provoca sentimientos de tristeza, de estrés, de depresión o ansiedad. Y esto no es bueno para nuestra mente ni para nuestro corazón, pero no toca otra que asumirlo e intentar tirar hacia delante de la mejor forma posible porque así es la vida. Personalmente,  podría decir que ha sido un curso muy duro a nivel laboral, duro por tener que combinar tanto trabajo con el final de la investigación y redactado de mi tesis doctoral que muy pronto, espero, podré defender, por los dolores post operación del accidente en bicicleta que tuve hace casi un año que no me lo están poniendo fácil. Pero todo esto no es una queja, simplemente es una constatación. También ha sido un curso con momentos inolvidables, de muchos aprendizajes, de mucho respeto personal y ajeno, de conocer a personas maravillosas que me han regalado mucha felicidad, de sentirme privilegiada por las oportunidades que me da la vida, por enamorarme aún más del triatlón, por ver que los más cercanos siguen hacia delante, con sus achaques, pero siguen. Porque ya nos podemos volver a abrazar, a estar juntos y esto ayuda mucho, mucho, mucho. También por los nuevos proyectos que visualizo con algo de temor para el próximo curso que me empiezan a emocionar.

Escribo este último post. La verdad es que no sé si será el último del curso o de la trayectoria de este blog. Ya veremos, ya lo decidiremos, no tiene ninguna importancia. No quiero hacer ninguna predicción. Porque ¿cuántas predicciones hemos hecho durante estos últimos meses que no se han podido materializar? Y me pregunto ¿no será por algún motivo?

Llega un momento en la vida en la que te das cuenta de que ni la vida nos pertenece y que solo poseemos lo que somos, hacemos y pensamos en un momento concreto.  Solo eso, la vida se compone de momentos que van sumando minutos, horas y años a nuestra existencia. Así que nos toca asumir su "fragilidad". Por ello, y no desde la tristeza, sino desde la elección:

- Hagamos cosas que nos hagan ser y sentir mejor.

- Tengamos relaciones que nos oxigenen y nos hagan felices.

- Intentemos tener pensamientos y sentimientos constructivos.

- Seamos más bondadosos y más amables con los demás pero también con nosotros mismos.

- Seamos valientes para querer la VIDA, porque sin vida todo se apaga.

- Sepamos reírnos de nosotros mismos y de todo lo que nos rodee.

- Sepamos agradecer.

- Sepamos descansar cuando sea necesario.

- Dejemos de analizar todo lo que hacemos y nos pasa para pasar a vivir de una manera más flexible.

Aunque a veces sea difícil. Aunque a veces parezca que falten las fuerzas. Aunque, aunque...

Feliz verano a tod@s los que pasan por este blog. Feliz descanso (cuando sea posible), feliz lo que cada uno quiera...

Hasta pronto o hasta siempre... Lo decidimos en septiembre. Vivamos la Pura vida.



jueves, 17 de junio de 2021

Post del Viernes: Porque la vida es como una gran ola, cuando aprendes a "surfearla" disfrutas mucho más de ella.

The Great Wave 
Hokusai

Es curioso como el post anterior donde detallaba todo aquello que no me gusta o me molestaba ha generado algún comentario  y algunas personas me han expresado que cómo puede ser que pudiese hacer un listado con 50 aspectos. No sé, me ha extrañado, parece que ser clara y concisa sigue llamando la atención. Por otro lado, para nada quería ser ofensiva o tajante únicamente  expresé lo que pensaba con total libertad, como siempre lo hago en este blog. Una persona cercana me ha comentado que dudaba si podría escribir 50 cosas que me gustaban, me atraen o valoro. Y a mí me encantan los retos... Ahí van (y le sumo 10). Porque la vida es como una gran ola, cuando aprendes a surfearla disfrutas más de ella.

Cosas que me gustan, me emocionan o me dan vida

1. Las buenas personas

2. Los kojaks

3. El café.

4. Entrenar diferentes deportes.

5. Viajar para competir en alguna prueba deportiva.

6. Las buenas conversaciones, sin prisas, con personas que escuchan y te interpelan.

7. Los amaneceres.

8. La radio (mi primera fuente de información).

9. Leer y el arte.

10.  Poder hablar diferentes idiomas.

11. Caminar.

12. Escribir.

13. La gente que se esfuerza y no se rinde delante de las adversidades.

14. Correr maratones.

15. La metereología,

16. Ser vegetariana.

17. Volar en avión y viajar en tren.

18. Las manzanas y los yogures.

19. La gente trabajadora.

20. Pasar tiempo con mis amigos, sin prisas.

21. Vestir con camisa.

22. El color azul y naranja.

23. El calor intenso.

24. Exigirme.

25. El tenis, el ciclismo y el golf.

26. Las personas con buen humor.

27. La gente elegante e inteligente.

28. Las personas honestas.

29. La puntualidad.

30. Lluís Llach y Eros Ramazzotti.

31. Nadar.

32. El periodismo.

33. Dar clases e impartir formaciones y conferencias.

34. Investigar sobre la mente humana y el mundo de la psicología, la educación y el deporte.

35. Las normas que colaboran al bien común y que entiendo, las demás me cuestan mucho seguirlas.

36. Conducir muchas horas.

37. Pensar que no soy mayor para seguir soñando.

38. La gente valiente que no tiene miedo a expresar lo que piensa y es consecuente.

39. Querer sin medida.

40. Las personas que entienden que no me gustan las sorpresas.

41. Las personas tímidas y delicadas.

42. La seriedad.

43. Las personas que cumplen su palabra.

44. Las personas detallistas.

45. La autoeficacia y el multitrabajo.

46. Las personas con autodeterminación y autocontrol.

47. Los relojes y las bambas.

48. La gente que sonríe.

49. Tener hermanas y ser gemela.

50. La cultura japonesa.

51. Meryl Street y Juliette Binoche.

52. La gente que ama la vida.

53. Las personas sólidas y con valores.

54. Madrugar.

55. Hacer listas.

56.  Las cosas muy calientes.

57. Tener una entrenadora de triatlón, muy profesional y buena persona y pertenecer a su Team

58. Pensar que decir NO también es un gran acierto.

59. Estar enamorada de una persona maravillosa que me cuida, respeta y me anima a soñar.

60. Decir "t'estimo" (te quiero)

Ojalá que todos tengamos la libertad de decidir lo que nos gusta y nos hace feliz. Ojalá que la vida nos otorgue la libertad de hacer aquello que nos da VIDA. Ojalá que podamos recibir tantas veces la palabra "t'estimo".

¡Feliz fin de semana para tod@s!



jueves, 10 de junio de 2021

Post del Viernes: ¡Déjame vivir LIBRE...a mi manera!


Ríete del que sabe lo que quiere. Ríete del que habla claro. Ríete del que actúa con coherencia.

Parece que la edad nos hace algo más reflexivos y también algo más inflexibles y poco tolerantes delante de lo que nos enoja o incomoda. El paso del tiempo nos hace conocernos mejor y darnos cuenta de aquello que nos gusta o no queremos soportar.

En muchas ocasiones no nos gusta escuchar la verdad. Nos molesta o hasta nos agrede...y mira que le insistimos a los niños que no nos mientan... Hoy me apetecía hacer un listado de aquellas cosas que me molestan o me desagradan, no están ordenadas por valor de importancia sino por su aparición en mi mente. ¿Parece un ejercicio gratuito verdad? Pues no lo es... Darse cuenta de lo que no te gusta, molesta o no quieres te permite optar y descartar.

Cosas que NO me gustan, molestan o agreden.

1. Los gritos, peleas y discusiones

2. El juicio gratuito

3. La televisión

4. La arrogancia

5. La mentira

6. Las catalogaciones que tienden extremadamente al blanco o negro

7. El color amarillo

8. Las personas que siempre se quejan

9.  Los que acaban las frases por ti

10. Las personas que siempre hablan de enfermedades o dolores

11. Los cobardes

12. Los demasiado valientes

13. Los que se ríen de los demás

14. Los demasiado positivos

15. Los negativos integrales

16. Los abrazos no demandados

17. Las personas que se acercan mucho al hablar

18. Los besos a medias

19. Las películas de terror

20. La sopa

21. Cambiar de emisora cuando escucho la radio

22. Las personas que desvaloran el poder hablar diferentes idiomas

23. Los chicles y piruletas

24. Las películas muy largas

25. El olor a apio

26. Las mentiras

27. Los que les molesta la diferencia

28. Los incrédulos

29. Los ANTI y CONTRA todo

30. La mala letra

31. El mar embravecido

32. Las tormentas

33. El zumo de naranja

34. El chocolate

35. La sal

36. Jugar a la lotería

37. Las palabrotas

39. El alcohol

40. La gente que no acepta que haya personas vegetarianas o veganas porque afirman que es una moda sin sentido.

43. Los maltratadores o maltratadoras físicos o psíquicos.

44. Los videojuegos

45. El Jazz o el Heavy

46. El sonido de cremalleras

47. La incoherencia

48. Los especuladores

49. Los racistas

50. Los que creen que no se pueden tener objetivos o sueños por cumplir

Quizás deberíamos aprender todos a dejar vivir LIBRE a los demás... Para que cada uno pueda vivir "a su manera" ¿cómo sería el mundo si lo lográsemos?

¡Feliz fin de semana para tod@s!




jueves, 3 de junio de 2021

Post del Viernes: Equilibrium

Vale. Lo admito. Lo acepto.

En ocasiones lo que todos ven tú no acabas de verlo. Percibes  que algo no acaba de ir del todo bien, que haces cosas que en otros momentos no harías, que niegas que la intuición te guíe como muchas otras veces lo ha hecho.

De acuerdo. Cuando otros te dicen que parece que las cosas no van del todo bien no gusta, molesta... Pero si actuamos con inteligencia, pensándolo bien, puedes hacerte la idea de que quizás tienen razón. Lo aceptas, lo asumes e intentas modificar aquellos aspectos que no te acaban de dejar de avanzar.

Hemos iniciado el mes de junio, después de un curso muy intenso y no fácil (para muchos). Dar al máximo siempre se convierte en algo agotador. Lo deseable sería dar encontrando el punto preciso para que no desgastarse dañinamente, para que no dañe más de lo debido. Difícil equilibrio de respeto personal.  El ritmo acelerado puede llevarnos a mirar alrededor y no reconocer lo que estamos haciendo y, si eres aún más observador, acabas por no reconocerte y esto no debe gustarnos.

Pero todo puede empezar a resituarse si encuentras esa brújula que tanto te ha hecho avanzar en la buena orientación en otras ocasiones, que solo tú conoces a la perfección. Conservar la calma, escuchar, observar, dejarse inspirar por otras personas y, especialmente, volver a ser consecuente con lo que piensas, dices y haces. 

Aunque los demás no te entiendan. 

Aunque los demás no lo hagan.

Aunque los demás no lo acepten. 

Aunque a los demás les moleste. 

Aunque los demás cuestionen tu decisión sin que te hayan preguntado realmente por qué la has tomado.

Cuando vuelves a entender que el soporte más sólido eres tú mismo, cuando te das cuenta de que quieres volver a la esencia con firmeza para no sentir que en vez que avanzar, retrocedes, todo empieza a cambiar, se modifica y transforma siguiendo el proceso que precisa. Desde ese momento, las dudas, los miedos o temores empiezan a ser menos, van perdiendo intensidad y muchos sacaban desapareciendo.  La confianza sube, desde el respeto y el compromiso con uno mismo, con lealtad y prudencia, con coherencia y a la vez entereza, sabiendo esperar algunas veces y tomando decisiones sin demorarlas. Así es la vida, así es la vida con equilibrio

Mi hermana Sònia López tiene un magnífico blog sobre Educación Emocional y Educación Familiar llamado Equilibrium  http://sonialopeziglesias.blogspot.com/ (por si alguien lo quiere visitar). Esta semana recordaba cuando se animó a empezar a escribirlo y cuando le acompañé en el proceso de elegir el nombre. Finalmente fue Equilibrium y, después de años, creo que fue una fantástica elección. Ella en sus ponencias a profesores y especialmente a familias y en sus artículos para la prensa repite mucho dos parabras: equilibrio y sentido común. Equilibrio entre lo que haces y puedes hacer, equilibrio en tus elecciones, en tus pensamientos, equilibrio en el respeto y la dedicación, ... vivir en y con equilibrio como es capaz de hacerlo un trapecista.

EQUILIBRIO y sentido común para VIVIR,... porque la vida, si no se vive ¿es vida?

Buen fin de semana para tod@s!

jueves, 27 de mayo de 2021

Post de Viernes: Para los que van en contra de la admiración...

El otro día conversaba con un amigo y me decía que no era bueno admirar. Me chocó su afirmación y estuvimos hablando sobre ello durante mucho rato y, después de darle vueltas, quedé aún más convencida de que admirar es una forma muy sana de expresar lo que sentimos por los demás. 

La admiración puede convertirse en una fuerza especial que nos hace tener una consideración distinta por personas que conocemos o por personas desconocidas. Podemos también admirar hechos y decisiones. También silencios o situaciones como una hermosa puesta de sol o un paisaje idílico. La admiración la entiendo no como una devoción sino como un acto de reconocimiento por lo que otra persona nos puede enseñar, inspirar o cuestionar. Pero no nos confundamos, no tiene nada que ver con imitar o envidiar. Es mucho más puro y legítimo.

Puedo afirmar que yo admiro a muchas personas, mucho más por lo que son que por lo que hacen, aunque también siento mucho respeto por las decisiones que toman, por su seriedad a la hora de optar o expresar lo que quieren, por como son capaces de enfrentarse a la vida.

Yo admiro a muchas personas, podría escribir muchos nombres, porque son:

- íntegras y constantes.

- optimistas y con buen humor.

- valientes y porque son capaces de decir NO cuando todos opinan que sí.

- sinceras y honestas con ellas mismas y con los demás.

- luchan por lo que quieren sin importarles demasiado la opinión de terceros.

Admirar es tener la capacidad de ver en el otro aquellas capacidades que quizás no tenemos, valorar el apoyo que directa o indirectamente nos brindan, agradecer lo que nos han enseñado, admirar los valores que representan y con los que nos sentimos identificados. Tener personas a quién admirar te posibilita aprender, ser más reflexivo, más sencillo, perseverante o mejor persona. 

El misterio que rodea la admiración me hace pensar que el ser humano es digno de ser admirado. Como decía F. Nietzsche: 

"Hay una inocencia en la admiración: se encuentra en aquellos a los que todavía no les ocurrió nunca: que ellos también pueden ser admirados algún día"

¡Feliz fin de semana lleno de admiración para tod@s!


jueves, 20 de mayo de 2021

Post del Viernes: ¡La idea que tengo de mi mismo no me permite verme!

Ilustración @PatRoFe

A veces nos miramos y no nos reconocemos. ¡Hace tanto que no nos dedicamos un momento! Acabamos teniendo una idea de nosotros mismos por lo que los demás dicen sobre cómo somos, por lo que creemos que otros piensan de nosotros o según cómo se relacionan con nosotros las personas que tenemos alrededor.

Así, todos los indicadores acaban indicando que la visión que acabamos teniendo de nosotros mismos no acaba de dejarnos conocernos y valorarnos realmente. Las presiones o creencias sociales contribuyen a que esta visión no sea del todo cierta, parece que todo nos acabe condicionando. Pero no se trata de enumerar qué es lo que NO nos permite saber quién somos realmente, quizás es mejor aprender qué hacer para conocernos.

Si cogiésemos un folio en blanco deberíamos poder definir cómo somos, qué nos gusta, qué nos molesta y qué deseamos de manera rápida. ¿Parece sencillo, verdad? Te animo a hacer la prueba: ¡No lo es tanto! Es revelador intentarlo, si cuesta, quizás deberíamos dedicar algo de más tiempo a saber quién somos sin esperar a que los demás tengan que decírnoslo o decidir por nosotros. Recuperar o iniciar el diálogo con uno mismo, con calma, huyendo de la insistencia para no fatigarnos inútilmente, resulta estimulante, ya que te ayuda a reconectarte con lo que eres y no con lo que haces. Quizás los nuevos Curriculum vitae podrían hablar más de lo que somos y no de nuestros títulos o máster. 

Cuando inicias ese proceso de autoconocimiento es muy curioso porque te das cuenta de que podrías decir mucho más de otras personas que de ti mismo. Tener palabras y pensamientos de calidad hacia uno mismo no es una tarea fácil porque no estamos acostumbrados. Parece que nos de vergüenza describir cómo somos, afirmar lo que sabemos hacer bien sin que parezca prepotente o tengamos miedo a lo que puedan creer los demás ... Pero si aprendemos a hacerlo nos valoraremos más y mejor, encontraremos respuestas a muchas de nuestras preguntas, evaluaremos los datos y las opiniones de los demás de manera muy distinta sin tantos condicionamientos o miedos. Nos sentiremos más libres y más esponjosos. 

Pero para conocernos forzosamente necesitamos tiempo. Tiempo para mirar hacia el interior, aunque lo hagamos mientras caminamos por la calle, entrenamos o esperamos el autobús. Tiempo para pensar quién soy y qué quiero sin tener que esperar que otros nos lo tengan que decir. Necesitamos tiempo para elegir, para equivocarnos, para analizar el error, para tener una mayor y mejor visión de nosotros mismos, de los demás y del mundo. 

Así, de esta manera, la idea que tengamos de nosotros mismos nos permitirá vernos con mayor respeto y estima. Y quien no quiera hacerlo, por el motivo que sea, que no lo haga, pero le aviso que algo altamente motivante se estará perdiendo.

¡Feliz fin de semana para tod@s!

jueves, 13 de mayo de 2021

Post del Viernes: SUPERVIVENCIA

Una de las palabras más escuchadas desde que ha empezado esta larga y dura pandemia es la palabra supervivencia. Nos ha tocado aprender qué era eso de supervivir a algo nuevo que no podíamos controlar y que casi no entendíamos. El problema es que no todos partíamos del mismo punto de partida porque no todos poseíamos los mismos recursos personales y económicos para hacerlo. Y creo, que esta diferencia, es lo que ha hecho que algunas personas hayan sufrido mucho más que otras. Todos tenemos recursos personales pero no los mismos. El "nivel" de miedo que hemos sido capaces de soportar, la capacidad de frustración, la tasa de angustia, de mal humor o apatía que hemos sido capaces de gestionar, pero también la capacidad para estar calmamos o seguir esperanzados han llegado a marcar la vivencia de estos meses.

Me atrevo a decir que las personas que previamente poseían una mayor capacidad de esfuerzo, de dedicación, de superación, de constancia y tenacidad y de determinación mental han sido más capaces de sobrevivir en mejores condiciones y persistir a pesar de los reveses que nos ha puesto la vida. 

Todos hemos aprendido que superar los malos momentos requiere de "tirar de mente", de esfuerzo, de persistencia y de sacrificio personal. Buscar las ganas de seguir dando pasos y aprender a conocer nuestras emociones y, especialmente, a gestionarlas va a hacer que encaremos el futuro de una manera realista y también esperanzadora. Pues hay que seguir por aquí, es el único camino. Que nuestra capacidad de supervivencia nos lleva a entender que la vida es un auténtico regalo aunque a veces nos lo ponga algo difícil.

¡Buen fin de semana para tod@s!